NEWCASTLE

Así es Mohammed bin Salman, el príncipe saudí que ha comprado el Newcastle

El equipo inglés está a punto de ser comprado por un jeque de Arabia Saudi con una fortuna de unos 368 millones de €.

AStv / Alberto Muñoz Londres

Los aficionados del Newcastle pueden ir frotándose las manos ante lo que viene, porque la fortuna de Mohammed bin Salman no tiene nada que envidiarle a la de los dueños del Manchester City y el Paris Saint-Germain. El príncipe heredero de Arabia Saudí —que es, de facto, el rey, pues su padre, de 85 años, ya no ejerce—, se presenta a sí mismo como un reformista que ha abierto al mundo uno de los países más cerrados que existen, pero sobre él planea la sombra de Amnistía Internacional por la vulneración de derechos humanos que se produce dentro de sus fronteras. A pesar de que esa y otras razones han retrasado la operación, y de que ha tenido que camuflar la compra a través de una organización pantalla para intentar quitarse del foco, el príncipe de Arabia Saudí ya está aquí para intentar engordar otro ‘tiburón’ en la pecera de la Premier League.

El impacto de MBS, como se le conoce, va a ir más allá de los evidentes refuerzos que se producirán en el plano deportivo, pues se espera que el aparato mediático intente disparar a un club que no ha atravesado sus mejores años en la última década. Este aparato de comunicación es precisamente lo que critican sus detractores, pues creen que solo se trata de un lavado de imagen que ayude a blanquear lo que allí sucede.

Las organizaciones de derechos humanos aseguran que en Arabia Saudí no solo se vulneran los derechos de las mujeres y de las minorías étnicas, sino que también se detiene y ejecuta a los disidentes políticos. Además, bin Salman tampoco tiene de su lado a los ecologistas, pues los saudíes son los principales exportadores de petróleo en el mundo.

El momento más complicado para el joven príncipe, que apenas tiene 35 años, vino en 2018, cuando agentes saudíes asesinaron a sangre fría al periodista Jamal Khassoggi antes de despedazarle durante una visita a la embajada del país en Estambúl. Un informe de la inteligencia estadounidense, asegura que MBS, que ha encerrado a cientos de disidentes y rivales, dio el “visto bueno” al asesinato.

Hace cinco años, sin embargo, el nuevo dueño en la sombra del Newcastle anunció un proceso reformista conocido como ‘Vision 2030’, cuyo objetivo era modernizar un país anclado en el pasado. De esta forma, está intentando, por ejemplo, que el turismo a Arabia Saudí ya no tenga por qué ser religioso y que la economía empiece a mirar más allá del crudo. Norman Foster, por ejemplo, está diseñando varios aeropuertos, mientras que en Reino Unido existen proyectos para crear un medio de transporte ultra rápido que conecte las nuevas y futuristas ciudades que se planean construir en medio del desierto.

Fuera de sus fronteras, al príncipe no le ha costado mostrar su poderío económico, pues se le conoce la compra de un yate de lujo de más de 400 millones de euros, una villa francesa de 300 millones y la compra de un cuadro de Leonardo da Vinci por más de 400 millones, lo que supone el récord pagado por una obra de arte.