AMÉRICA

Raúl Herrera: “Estamos adelantándonos en los fichajes a Pachuca y Chivas"

El Director de Fuerzas Básicas del América detalló cómo trabajan en las inferiores y dijo que se trabaja para ser primeros en captación y desarrollo de futbolistas.

México
0

Raúl Herrera llegó al Club América en septiembre de 2020 con el objetivo de implementar en las Fuerzas Básicas de la institución la metodología europea que aplicó durante seis años en la formación de juveniles en el Villarreal, donde obtuvo importantes resultados cuantificados en títulos y aportes a la Selección Nacional. En diálogo con AS México, el directivo español detalló cómo se trabaja en las inferiores de las Águilas, con más de 220 futbolistas distribuidos en 9 categorías, para desarrollar al mejor prototipo de futbolista profesional que pueda nutrir al primer equipo y pueda desempeñarse en el más alto nivel.

Explicó cómo se realiza la captación de talentos y el filtrado que ejecutan, y reveló la minuciosa evaluación que aplican para determinar la evolución de sus jugadores. Además, dejó una interesante radiografía de los juveniles mexicanos en cuanto a su potencial y lo que deben mejorar. Además, enfatizó en lo que un jugador necesita para vestir la camiseta del equipo de Coapa.

¿Cuál es el balance del primer año de gestión?

-El primer año siempre es el más difícil. Sobre todo cuando vienes a cambiar muchas cosas. Está claro que si me contrataron era por un motivo o hubiesen continuado con lo que se venía trabajando, y comenzamos con un cambio orientado a que la cantera comience a trabajar al nivel de Europa. Desarrollamos jugadores profesionales para el club y si tenemos una venta al fútbol europeo buscamos que tengan una adaptación más rápida que la pudieron tener, por dar ejemplos, Diego Lainez o Edson Álvarez, a quienes les llevó un tiempo acoplarse. Y ahora que tenemos un entrenador como Santiago Solari, que viene de la Liga Española y Europa, lo ideal es seguir en esta línea.

¿Con qué club te encontraste?

-Me encontré con un club con muy buenas instalaciones, pero que no estaba al nivel de lo que se espera del club más grande del país. No estábamos posicionados entre los primeros ni en la captación, ni en el desarrollo del talento que se encontraba. Tuvimos que implementar un departamento de captación nuevo con Antonio Ibrahim a la cabeza, con seis, siete visores nuevos buscando jugadores por todo el país. Trajimos muchos técnicos nuevos. Pusimos analistas en todos los equipos y todas las categorías que trabajan rastreando todos los jugadores de las terceras, cuartas divisiones, en equipos donde nadie mira, y aumentamos la cantidad de jugadores. En un año habremos firmado 50 jugadores nuevos. Lo que es demasiado. No puede ser que se encuentren 50 mejores jugadores de los que había. Algo no se estaba mirando bien. Clubes como Barcelona, Real Madrid, los más grandes de España tenían esos recursos, y América estaba detrás de Pachuca, Chivas, no estábamos entre los primeros cuatro, cuando debemos ser los primeros.

Cancha Centenario en las instalaciones de Coapa

¿Qué otros aspectos se modificaron?

-Se cambió la manera de trabajar, entrenar, cuidarse, pensar, de jugar con un estilo nuevo. Fue una exigencia distinta, aumentamos las cargas, la intensidad, y los tiempos de entrenamiento y al principio costó muchísimo. Tuve muchos problemas con jugadores fuera de peso e intentamos enderezarlos. Como dije en el inicio fue un choque, pero luego se entendió y los resultados se empiezan a ver ahora. Un año después la Sub-20 está en los primeros puestos, la Sub-18 va segunda clasificada, la Sub-16 está empezando ese proceso porque por la Pandemia no pudieron competir.

Venías de trabajar en el Villarreal…

-Llevaba seis años como Director de Fuerzas Básicas en el Villarreal. Y estoy contentísimo de haber llegado a este club, el más grande de México. Cuando se dio la posibilidad no lo dudé ni un segundo. De hecho tuve otras oportunidades, pero me llamó la atención el América, y vine de cabeza. Y yo estaba en un club que estaba en Europa League, y siempre pelea para Champions League, pero quería venir y tener este reto. Y todo lo que he aprendido en este tiempo aquí es de muchísima valía.

¿Cómo evalúan a los jugadores de las diferentes categorías a cargo?

-Implementamos los análisis de video individuales, que es nuestra clave. Algo que nos funcionó en el club que estaba anteriormente. Analizar al jugador individualmente y no dentro de un equipo. No nos pagan por ganar Ligas. Ganar Ligas es una consecuencia de sacar el mejor rendimiento de los once jugadores que están en campo. Cada vez que acaba un partido se edita un compacto de cada uno de los futbolistas, con lo que hicieron bien y con lo que hay que corregir. Y luego lo ven con el entrenador sentado al lado. ¿Por qué hiciste esto? ¿Por qué tomaste esta decisión?. Cuando el jugador ve qué es lo que hace falta de él, es mas fácil orientarle hacia donde queremos que vaya. Es mucho trabajo, pero no lo concebimos de otra manera. Analizamos todas las categorías, y no solo el técnico, todo el staff técnico lo ve. Cada jugador es analizado por 20 personas, sus desmarques, perfiles, juego aéreo, vigilancias. Cuando terminan los partidos, no pregunto cómo jugó el equipo sino cómo ha estado tal jugador, tal otro, qué aspectos hay que mejorar, etc. Si mejoramos las coberturas defensivas, si ha podido cumplir o hay que incrementar la carga de trabajo en ese ítem. Otros clubes se basan más en lo colectivo, y para nosotros lo importante es el individuo. Para que cuando lo requiera Santiago Solari, el jugador esté lo mas preparado posible. El juego en definitiva es una suma de individualidades.

Oswaldo Ríos, jugador de la Sub-20 del América

Oswaldo Ríos, jugador de la Sub-20 del América

¿En cuánto a lo futbolístico en qué se centraron?

-En el modelo de juego. A qué jugamos. Con varios aspectos innegociables. Nos interesa que la amplitud la de los laterales, establecer ese triángulo defensivo con los dos centrales y un contención fijo defensivo delante de ellos, para dar equilibrio en lo ofensivo y defensivo. Eso ya te lleva a jugar con una línea de cuatro atrás, que para mí es importante. Luego acumular mucha gente por dentro, con dos delanteros que nunca vengan a recibir, que siempre estén buscando diagonales al espacio, que es hacia donde va el fútbol moderno. Buscar asociaciones, atraer para encontrar a las espaldas, presionar tras pérdida, juego entre líneas. Dónde atacar, dónde defender, dónde pararme, dónde presionar, etc. Nos interesa más el cómo. Ese es nuestro estilo, lo que trabajamos.

¿Cómo está compuesta la estructura de Fuerzas Básicas?

-Tengo conmigo a José Sandoval, quien trabajó en el Real Madrid y Villarreal y tiene mucha experiencia en la formación de jugadores. Necesitaba a alguien que conozca mi metodología y forma de trabajo para no perder tiempo. En Real Madrid tuvo a Lucas Vázquez, Borja Mayoral, Rubén sobrino, Pablo Sarabia y sabíamos que ese talento se podía trabajar muy bien en el América. Luego contamos con entrenadores, preparadores físicos, analistas, el Departamento de Scouting, con Antonio Ibrahim, que es un animal buscando y rastreando jugadores. Está también Paolo Pacione en el Departamento Performance, con experiencia en MLS y selecciones de Canadá. Él es el encargado de ver que todos los equipos trabajen al nivel que se requiere.

¿Dónde crees que sacan la diferencia?

-Creo que en el “cómo” y en “quién” ejecuta la metodología de trabajo. Por ejemplo, tenemos videos de delanteros, mediocentros, laterales, defensas y lo ven todas las categorías. No dejamos detalles sueltos, ni al azar. Desde el técnico, los analistas, los preparadores físicos que hablan con los jugadores como también lo hacen los analistas, que son un perfil más joven, pero que están en cancha y ven más fútbol que nadie. Lo decía en Villarreal y aquí también lo afirmo, la mayor parte de mi éxito es elegir a las personas del equipo y aquí son unas bestias. No paran, tiene muchas ganas y más ilusión que uno. Cuando encuentras eso, ese ambiente de trabajo no puede salir mal. Y les cuento, trajimos un jugador de un club grande de aquí, y nos dijo su representante: “yo pensaba que en ese club se trabaja como profesional, hasta que llegué al América”. Y eso se ve en los resultados. Estamos en los primeros puestos en todas las categorías, y estamos adelantándonos en los fichajes a Pachuca, Chivas, a todos.

¿Cómo realizan las visorias y la captación de talento?

-Son varios frentes. El primero son las visorias en Ciudad de México, Guadalajara, Sinaloa, entre otros. La gente se presenta, se inscribe, y vamos allí donde vemos 1000, 1500, 2000 jugadores. Otro es mediante el Scouting. Los analistas ven partidos, y se determinan los destacados y viajamos a verlos. Hemos hecho varias visorias en Estados Unidos donde hay muchos mexicanos, como en Philadelphia, Houston, Nueva York. Intentamos rastrear todo porque ahí nos sacaban ventaja los demás clubes como Pachuca, y hay que detectarlos antes. En América no llegaban a ellos, vivían solo de los que llegaban al club, y así, poco a poco te vas debilitando. Estamos intentando ir a la cabeza, ser los primeros, los que sacamos ventaja de todo. Es un reto bonito.

Sala de trofeos del América

¿Cómo se hace el filtrado?

-No me interesa lo que un jugador haga bien, sino todo lo que hace mal. Si todo lo que se hace mal se puede corregir, tenemos talento. No me interesa el jugador grande, fuerte en lo físico, porque cuando se iguale en la Sub-18 o Sub-20, se queda. Lo que hace bien ya lo tiene, es potenciarlo, y lo que se le pueda corregir, porque están en esa edad, tenemos ese margen de mejora. Si veo a un chico de 15 años que hace todo bien sospecho, porque posiblemente en 2-3 años esté en su techo. Otros aspectos a tener en cuenta son la actitud, el sacrificio o la velocidad, que la tienes o no. Delanteros o centrales, necesitamos que sean rápidos. Si un central con 14 0 15 años es lento, con 25 es difícil que sea rápido, y ya te limita. Cuando digo rápido, digo rápido en ejecución, no solo en movimientos de trasladación. Xavi o Iniesta juegan a pocos toques o a un toque y eso es ser muy rápido, no te dan tiempo a que puedas presionarles. Los delanteros, centrales, laterales, en el fútbol actual necesitas que sean muy rápidos. Es decir, si soy muy rápido, pero necesito 5 toques para desplazar un balón y hacer mi juego no sirve. Si no soy rápido, pero juego a 1, 2 toques y hacia adelante o rompo línea con mis pases soy de alto nivel.

¿Qué importancia le dan al entendimiento de juego en edades tempranas?

-Es la clave. Es fundamental porque es donde tienes que sacar ventaja. Nosotros jugamos en general con superioridades en ciertos espacios, y ellos deben identificar esto para sacar ventaja. Entonces necesitamos ese perfil de jugador que entiende dónde ir, dónde moverse, cómo perfilarse bien para atacar, más que un extremo pegado a la banda que dámela y empiezo a correr. Entonces, trabajamos con realidad de juego y resolución de problemas que después deben resolver en campo. ¿Cómo voy a resolver ante un equipo que me presenta línea de cinco, de cuatro en medio campo y replegados atrás? ¿O con línea de 5, cuatro en medio campo y presiona todo el medio campo? Cuando se presenta en el partido el futbolista debe saber la resolución, y solo tiene que preocuparse por la ejecución porque ya sabe cómo va a hacer daño al rival.

¿Cuánto influye ser el América al momento de la captación?

-Un jugador que debuta en Primera División tiene el triple de valor en el América que en otro club, jugando la misma cantidad de partidos. Todos quieren jugar en América. Viajo mucho y cuando jugamos de local también lo veo, esa devoción por el club. Esa es una ventaja que no podemos descartar en la captación.

¿Qué tiene que tener un jugador para poder estar en el América?

-Lo primero es talento con el balón, en cualquiera de las posiciones. Lo segundo es hambre. Es decir carácter, ganas, que no se conformen. He tenido futbolistas que les decía, “debes tirar esa pared a base de cabezazos” y listo, ahí iban por la pared. Quiero decir que entiendan que no solo con el talento van a vivir. La entrega, sacrificio, el correr, el ganar disputas, todo esto es clave. Talento y hambre, esas dos cosas te marcan un jugador del América, del Club más grande del país. Ese es el perfil que busco, son dos condiciones básicas e innegociables.

¿Cuáles son los puestos más difíciles de encontrar y cuáles los que más abundan?

-Los que menos nos cuesta encontrar son los delanteros, volantes y contenciones. Porque México es un país con mucho talento. El futbolista mexicano tiene buen 1vs1, disparo, ejecución, definición, creatividad, la pisan, la mueven bien. Lo que nos cuesta encontrar mucho son los centrales de altura. Cuando ves un jugador alto, lo primero que piensas es “central”, porque hay una necesidad. Es inevitable que los centrales y el contención defensivo tengan altura por lo que te va a plantear el rival. No puedes ir a la Premier midiendo 1,75 m, seas mexicano, inglés o norteamericano. Porque en frente vas a tener a un jugador que va a pesar 90 kg. y va a medir más de 1,85 m. Y si tienes un central de altura y zurdo tienes un cheque al portador.

¿Qué le falta al jugador mexicano?

-Para mí le falta profesionalismo. Creerse que pueden ser muy estrellas. Ellos creen que con garra y sacrificio les alcanza, pero hay mucho más. Saber cuidarse, comer, los descansos, entender el juego, y todo eso es el profesionalismo. El ver un partido de fútbol no como hinchas, sino como técnicos, ese es mi objetivo. Que entiendan que cada gramo de grasa extra es peso muerto que arrastran los 90 minutos. Y esa parte nos cuesta mucho. El tiempo que están en campo son entregadísimo. Ahora, fuera de él no hacen todo lo posible para ser profesionales y se pierde mucho tiempo en eso. Esa parte en España ya la tienen asumida. No tienes que decirles lo que tienen que comer y lo que no antes de un partido. Muchas veces se debe a la cultura, como la nutrición. Los primeros viajes que hice con el equipo de nutrición, vi el desayuno y era una fiesta de cumpleaños. Es imposible que un futbolista juegue bien al fútbol con una alimentación así. No es culpa del futbolista, es lo que viene heredado. Ahora tenemos a una nutricionista que es más radical que yo, y cambiamos todo eso. Aquí no hay gordos o no gordos, estás en forma o no. Tenemos una tabla de pliegues de grasa a seguir y se debe cumplir con eso o no juegan. A lo mejor 500 gramos de grasa, en el minuto 90 hace a que en un remate final llegues o no al gol. Con todo el entrenamiento que hacemos aquí, si no cumples con este parámetro, es que no te estás cuidando, no estás siendo profesional y no puedes jugar en el América.