CLÁSICO JOVEN

Carlos Reinoso: "Los clásicos se juegan con cara de perro"

Uno de los máximos estandartes en la historia del América aseguró que las generaciones actuales no entienden el valor de este tipo de partidos.

Carlos Reinoso: "Los clásicos se juegan con cara de perro"
DAVID LEAH/ARCHIVO HISTORICO MEX MEXSPORT

En épocas donde se habla de que los clásicos del futbol mexicano se han devaluado, forjadores de la historia de estos encuentros que le dan vida a nuestro balompié, como Carlos Reinoso, nos recuerdan cuál es el sentido de estas rivalidades. De cara a una edición más del Clásico Joven, uno de los máximos estandartes de la historia americanista como Reinoso le recordó a las nuevas generaciones cómo se jugaban antes los partidos de esta estirpe.

"Yo, con público o sin público, jugaba los partidos igual, como les decía a los muchachos: 'los clásicos se juegan con cara de perro'", aseguró en entrevista con As México. Don Carlos tiene muy presente el momento en que la rivalidad entre América y Cruz Azul alcanzó tintes de clásico. Y es que él fue uno de los protagonistas.

"Para nosotros los americanistas, el Clásico (contra Cruz Azul) empieza cuando nos ganan 4-1, éramos el mejor equipo de México. Con el Maestro (José Antonio) Roca fuimos un equipo espectacular, como le gusta a la afición.

Ese día nace el clásico, ese día el Gato Marín hizo cosas increíbles porque era para que nosotros fuéramos ganando en el primer tiempo tranquilamente, entonces se hace clásico por el dolor para nosotros, para el señor (Emilio) Azcárraga, para Pancho (Hernández) , para mí, ahí nace el clásico joven después de ese 4-1", apuntó.

Reinoso compartió que después de aquella dolorosa derrota no salió de su casa en varios días por la vergüenza que sentía.

"Estuve una semana sin salir de casa por la vergüenza, era diferente... don Emilio, Pancho, Roca, éramos como una familia y nos inculcaron el verdadeeo americanismo, era diferente, yo no salía de mi casa", dijo.

RESPETO A LA AFICIÓN

Después de que el fin de semana pasado, al culminar el Clásico Nacional, Oribe Peralta y otros jugadores de Chivas y América fueran duramente criticados por convivir entre risas tras el partido, el chileno indicó que una acción así, en sus tiempos de jugador, hubiera sido impensable.

"Son cosas increíbles de ver. El clásico no es de los jugadores, ni del dueño, ni de los directivos y jugadores que ocasionalmte están en el equipo, el Clásico es de la afición y hay que respetar a la afición, los jugadores ahora no entienden eso. Yo ahora soy aficionado y quiero respeto, ese fue el enojo. Hay un túnel grande que se llama Carlos Reinoso donde están los vestidores frente a frente y ahí te puedes saludar con tus cuates si quieres, yo nunca lo haría, estarse riendo no, es por respeto no solo a la afición de Chivas, también de América", subrayó.

Reinoso destacó que es muy importante que, a fin de evitar episodios como el sucedido en la cancha del Azteca, es vital que las instituciones cuenten con un referente que le transmita a sus compañeros la historia y valor del equipo.

Para don Carlos está claro: en América ese debe ser papel para el guardameta Guillermo Ochoa. "La gente joven esas cosas de sentimiento, de los verdaderos hacedores del clásico, no lo respetan, es increíble, no lo puedo creer.

En cada institución debe haber un histórico al cual aprenderle, como lo hicimos nosotros de don Guillermo, de Emilio, de Pancho y de Roca. Son clásicos, se juegan diferente y el América por historia los juega a muerte Ahí está Memo (Ochoa) que es gente de casa, que puede inculcarle a los muchachos que los clásicos son diferentes, en los clásicos no interesa gustar, interesa ganar", concluyó.