CONIFA, 'la FIFA alternativa', sobrevive al COVID-19 y a 2020
CONIFA, 'la FIFA alternativa', sobrevive al COVID-19 y a 2020

REPORTAJE - CONIFA

CONIFA, 'la FIFA alternativa', sobrevive al COVID-19 y a 2020

La organización, que aglutina a miembros no reconocidos por FIFA, ha logrado mantenerse en pie ante la pandemia. ¿Cómo lo hizo? AS explora los entresijos y retos de CONIFA.

A finales de febrero de 2020, la Confederación de Asociaciones Independientes de Fútbol (CONIFA), se encontraba en la fase final de los preparativos de su Copa del Mundo, un carnaval de emancipación e ínfulas reivindicativas; el Mundial de los ignorados, los que sobreviven sin el amparo de la comunidad internacional, lejos de la cobertura de las instituciones globales y, en algunos casos, sin las mínimas certezas legales que salvaguarden sus derechos fundamentales. El Mundial subterráneo, disidente; ‘subversivo’, claman para quienes CONIFA es un agente ‘desestabilizador’. El Mundial de nacionalistas, regionalismos, diásporas, refugiados, perseguidos. La fiesta de CONIFA que, comparada con la Copa Mundial de la FIFA tiene un carácter casi clandestino, fue cancelada el 23 de marzo de 2020 debido a la pandemia del COVID-19. Al día del anuncio, CONIFA no tenía ninguna garantía de que las delegaciones convocadas pudieran llegar a Skopje, capital de Macedonia del Norte, sede del torneo.

“Estábamos listos, fue una decepción”, acepta Per-Anders Blind, presidente de CONIFA, en entrevista con AS. Para Blind, de nacionalidad sueca, lapón de nacimiento, CONIFA es, más bien, una cruzada. El pueblo y el idioma sami históricamente han sido condenados al aislamiento, por decir lo menos, por los Estados que convergen en Escandinavia: Noruega, Suecia, Finlandia. Exárbitro amateur, Blind pasó la primavera de 2013 redactando la constitución de una nueva entidad que emergería de las ruinas de la NF-Board. Una federación internacional de fútbol para pueblos excluidos del sistema FIFA y del statu quo global; una ‘FIFA’ para naciones, regiones y estados no reconocidos, independientes de facto, soberanías discutidas, minorías, etnias apartadas de las dinámicas de los Estados-nación. Lapones incluidos. Y víctimas de guerra, como los refugiados de Darfur. Y la diáspora coreana en Japón. Y la perseguida etnia rohingya en Birmania. Los uigures de China. El pueblo gitano. Los kurdos de Irak y Siria. El independentismo quebequense. Las provincias separatistas pro-rusas en el Dombás ucraniano. 56 miembros que han encontrado en CONIFA un megáfono. CONIFA como un desafío al híper-mercantil establishment FIFA.

Imagen de un partido durante el Mundial de CONIFA en 2018
Ampliar

Partido del Mundial 2018 de CONIFA entre Chipre del Norte y Kárpátalja

Los garabatos de Blind generaron una constitución inspirada en la socialdemocracia escandinava, para sustentar a una organización más humanitaria que deportiva. Para echar a andar a CONIFA, Blind debió invertir aproximadamente 80,000 euros de su propio bolsillo. “Hubo un par de años en los que tuve que decir a mis hijos ‘perdón, pero no habrá ningún regalo de Navidad’. Lo gasté todo en CONIFA”, revela. Siete años después, la inversión ha redituado. “Ahora hemos ganado reconocimiento como una marca global. Cada vez hay más y más gente que está interesada en nosotros, compañías y organizaciones. Ahora tenemos un sponsor principal para todas nuestras actividades, por dos años (el sitio de apuestas ‘Sportsbet’)”, asegura. CONIFA ha sobrevivido amenazas de patrocinadores, gobiernos y entes desconocidos, deserciones, escisiones, pandemias y la cancelación de su evento estrella, su leitmotiv.

CONIFA y la política

En tanto CONIFA es una organización que brinda reconocimiento a quienes usualmente no lo tienen, independentismos incluidos, las lecturas políticas abundan. Sin embargo, la Confederación se define en sus estatutos como 'apolítica'. Su objetivo ulterior, en papel y discurso, es utilizar al fútbol como pretexto para pregonar por la unión de las razas y pueblos, cualesquiera que sean. “Nunca nos ha interesado la intención política. Estamos aquí para celebrar al deporte y a las sociedades, para mostrar la belleza de la gente (…) Los políticos siempre intentan construir muros y nosotros somos mucho más que eso. Queremos destruir esos muros y demostrar que podemos coexistir”, declama Blind. El talante democrático de CONIFA comienza en la admisión de sus federaciones miembro; los requisitos de ingreso permiten a cualquier asociación medianamente organizada optar por el aval. CONIFA prefiere evaluar su desempeño cuando ya consiguieron su ingreso, explica Blind: “Todos son bienvenidos. Si nos convencen les decimos que están dentro. Si demuestran que estamos equivocados preferimos sacarlos en lugar de decir ‘no’ desde un inicio. Hay algunos miembros con los que no hemos estado muy seguros, pero decidimos darles la oportunidad”.

Miembros de CONIFA en Europa
Ampliar

Los mapas están basados en la lista de miembros más reciente facilitada directamente por CONIFA

Blind acepta que algunos de los miembros de CONIFA podrían tener motivaciones políticas; actores inmiscuidos que vean en el fútbol un torrente para reivindicar un proyecto político de cualquier signo. La Confederación carece de protocolos específicos para sancionar intromisiones gubernamentales y acude a su espíritu festivo, consagrado en el 12º artículo de su constitución. "Cuando estén en un torneo CONIFA no se les permitirá el uso de símbolos políticos. En los Mundiales anteriores tuvimos dos casos (Tamil Eelam y Cabilia). Les advertimos y si reincidían podían haber sido suspendidos”, relata el mandatario. Otro ejemplo es el de Padania, la región independentista del norte de Italia. “Representaban a un partido de derecha nacionalista, la Lega Nord (el nombre del territorio es un neologismo adoptado y difundido por la misma Lega para incluir en su espectro de influencia política al norte de la península: Lombardía, Liguria, Piamonte, Véneto, Trentino-Alto Adigio, Valle de Aosta y Friuli-Venecia Julia, y Emilia-Romaña). Quisieron entrar a CONIFA y les dijimos que no, que podían ser una herramienta política. Si querían ser miembros tenían que liberarse de su apoyo político, revelar sus finanzas, representar a su gente y su región. Y lo hicieron. Estamos 100% seguros de que caben en nuestros valores”, recuenta Blind.

¿Cómo está organizada CONIFA?

Las oficinas centrales se encuentran en Lulea, Suecia. La carta constitutiva posiciona a CONIFA como una organización anti-racista, que sanciona con expulsión irrevocable cualquier acto discriminatorio. CONIFA está conformada por tres órganos internos: la Junta Anual General (similar al Congreso FIFA, el poder legistlativo), el Comité Ejecutivo, y la Secretaría General. La Junta General es el único cuerpo con la potestad de realizar enmiendas a la constitución, aprobar presupuestos, excluir miembros y disolver a la propia CONIFA. Al contrario de FIFA, no existen los comités independientes y no hay ningún órgano auditor que vigile la gobernanza y las finanzas internas. CONIFA es una organización sin fines de lucro y su financiación depende de donaciones, pagos de membresía y pequeños patrocinios. Cada afiliado a CONIFA debe aportar una cuota anual de 500 euros. Ningún empleado de la Confederación, incluidos los integrantes del Comité Ejecutivo, vicepresidentes, tesoreros, y el mismo presidente, percibe un salario por su labor.

Ahora CONIFA es una potencia global en fútbol, hay mucha gente que nos reconoce y FIFA sigue de cerca todos nuestros pasos

Per-Anders Blind, presidente global de CONIFA

El proceso de admisión es más laxo que el de FIFA. En realidad, la federación candidata solo debe empatar dos requisitos, según las regulaciones internas: no estar adscrita a FIFA y cumplir con al menos uno de los diez criterios de selección. Una vez aprobada la solicitud de membresía por la Junta General, la federación deberá pagar una inscripción, cuyo monto será determinado por el mismo órgano en función de las capacidades económicas del nuevo inquilino. El formato de membresía requiere información básica, como direcciones y teléfonos de la asociación, nombres de los principales cargos, imágenes de logotipos y uniformes, y datos sobre el campo de juego en el que ejercerán su localía de forma oficial.

Como el 100% de la fuerza laboral es voluntariado, el presupuesto de CONIFA se invierte, mayoritariamente, en gastos de operación y administrativos. Para 2020, la Confederación había aprobado un presupuesto de aproximadamente 200,000 euros, reveló Blind. 160,000 se utilizaron para pagar por adelantado el hospedaje de su staff en Skopje, la sede del Mundial. “Se negaron a hacernos la devolución a pesar de que cancelamos a tiempo. Tenemos un problema de liquidación. Con toda seguridad deberemos interponer una demanda en Macedonia y estoy seguro de que tendremos ese dinero de vuelta”, desvela del presidente global de la Confederación. Es el único gasto que ha tenido CONIFA en el año. Si se incluye dicha devolución, el presupuesto de CONIFA para 2021 será el mismo: 200,000 euros, cifra que contrasta notoriamente con los 1,044 millones de dólares de los que FIFA dispondrá.

Comparativa gastos y presupuestos CONIFA y FIFA
Ampliar

Comparativa gastos y presupuestos CONIFA y FIFA

A pesar de que CONIFA acoge a federaciones desamparadas, y hasta insurrectas contra FIFA, no asume el papel de ‘opositor’. FIFA y CONIFA coexisten sin mayor conflicto. Blind describe la relación como “amistosa”. “No tenemos una cooperación mutua oficial, pero sabemos que FIFA existe y FIFA sabe que existimos. No somos competidores. Hay muchos puntos no cubiertos en el mapa en el mundo FIFA y CONIFA es un complemento perfecto”, explica. De hecho, CONIFA asesora a aquellos miembros que deseen integrarse a la Federación Internacional. Tuvalú, archipiélago oceánico que forma parte de la Mancomunidad británica y de CONIFA, ilustra la situación. “Cualquier miembro de CONIFA tiene alguna oportunidad de volverse un miembro de FIFA. Si eres una asociación nueva, proveemos de esa experiencia en CONIFA: la capacidad de organizarse, de encontrar su propia estructura y prepararse, porque los requerimientos son muy estrictos”, desarrolla Blind. Tuvalu ha intentado por casi 25 años conseguir un asiento en el Congreso de FIFA, pero aún no lo ha conseguido: “No sé por qué. Cumplen con todo lo que les piden”, lamenta el presidente.

CONIFA ha recibido solicitudes de federaciones que desean probar suerte fuera de FIFA, revela Blind. Por ello el ansia de mantener un canal de comunicación con el máximo organismo futbolístico: permitir un libre tránsito entre ambas entidades sin represalias de por medio. “Les decimos que no, ‘quédense en FIFA tanto como puedan’. La FIFA, con su músculo financiero, tiene la capacidad de ayudar y construir estadios para sus miembros, pero hay muchos afiliados que sienten que han sido olvidados, que son solo una estadística más”, asevera la contraparte de Gianni Infantino.

CONIFA y el coronavirus

El COVID-19 ha obligado a FIFA a invocar sus reservas económicas y enmendar sus reglamentos para emitir programas financieros de rescate para cada una de sus federaciones adscritas. Para CONIFA, la pandemia ha sido más benévola. Si Blind recupera el monto de las reservaciones hoteleras y, al menos, el 50% de la renta del Tose Proeski Arena, el hogar de la Selección de Macedonia del Norte y del Mundial de 2020, el presupuesto de 2020 quedaría íntegro. Sin embargo, la Confederación no genera ingresos suficientes como para dotar a sus miembros de un flujo de recursos de apoyo. “Intentamos sobrevivir como una organización, antes que nada. La mitad de nuestros miembros tienen ligas profesionales. Sus federaciones están bien financiadas, así que no están en necesidad de eso. No tenemos ningún costo fijo”, diserta Blind. Como la pandemia congeló las actividades de CONIFA sin mayor perjuicio económico, Blind utilizará la situación para cerrar flecos: “Cuando nuestro trabajo se basa 100% en voluntariado, solemos no tener dinero o tiempo para hacer todo lo que quisiéramos. Ahora, con la crisis del COVID-19, hay margen de maniobra para reclutar nuevo personal, encontrar estrategias y construir una plataforma más sólida para el futuro. Para nosotros no ha sido tan malo que esto haya pasado”.

En 2019, CONIFA organizó un torneo para selecciones integradas por personas con discapacidad: participaron Mónaco, Cerdeña, Niza y Padania

En 2019, CONIFA organizó un torneo para selecciones integradas por personas con discapacidad: participaron Mónaco, Cerdeña, Niza y Padania

Amenazas contra CONIFA: Ucrania, ¿China?...

La labor de CONIFA como benefactora de naciones no reconocidas puede suponer una incomodidad para determinados gobiernos. No son pocos quienes consideran que las actividades CONIFA son una injerencia extranjera en sus asuntos internos o, incluso, una amenaza contra la estabilidad y la unidad de sus países. En 2016, la Confederación trasladó su Copa del Mundo a Abjasia, territorio que Georgia reclama como propio y cuya soberanía ‘de facto’ solo reconocen cinco países, incluido Rusia. El gobierno georgiano elevó sus quejas hasta FIFA, la Unión Europa y el Estado sueco, pero, según Blind, todas las instancias desoyeron las demandas. Para el Mundial de 2018, varios patrocinadores se retiraron del torneo al enterarse de la asistencia del Tíbet. “Nos dijeron que estarían abiertos a llegar a un acuerdo si quitábamos a Tíbet del torneo, pero nunca lo habríamos hecho. Nadie iba a volver a tomarnos en serio si hacíamos algo así. Nuestros valores son más importantes”, recordó Blind. Antes reclamaron los sponsors que el Partido Comunista Chino, que gobierna con puño de hierro, y continúas acusaciones de violaciones a los Derechos Humanos, la Región Autónoma del Tíbet desde 1951. “Nunca hemos recibido queja o amenaza de China. Otros países han sido más combativos ”, se sincera Blind.

El Tíbet participó en el Mundial CONIFA de 2018

El Tíbet participó en el Mundial CONIFA de 2018

Ucrania es un foco rojo para CONIFA. El año pasado, Blind visitó Donetsk y Lugansk, las dos regiones separatistas pro-rusas de Ucrania, afiliadas a CONIFA, inmersas en una sórdida guerra civil contra el gobierno de Kiev en 2014. En una entrevista con la televisora local, el dirigente se enteró de que su nombre figura en una ‘lista negra’ de la policía ucraniana. “Soy un enemigo nacional. Cinco personas de esa lista han sido asesinados; todos periodistas”, confiesa. Las amenazas de muerte para Blind no son usuales, pero sí suficientes como para tomar precauciones. “Sí hay un lado oscuro (en ser presidente de CONIFA). Hay gente tratando de hacer política con esto y puede ser un entorno duro a veces. Lo único que queremos hacer es el bien. No hay nada escondido”, declara. A pesar de las intimidaciones, Blind no dispone de seguridad privada. Volver a Ucrania, o viajar a Argelia, también (por el apoyo a Cabilia), sería una cuestión de vida o muerte para él. “Hay países a los que no puedo ir de ninguna forma”, agrega.

México ingresa a CONIFA

El pasado 9 de julio, CONIFA aceptó la inclusión de la Asociación Nacional de Balompié Mexicano (ANBM) y anunció que la naciente Liga de Balompié Mexicano (LBM) será la primera competición oficial que sancionará oficialmente. El acuerdo es histórico para CONIFA, pues clava su bandera en territorio inhóspito (México, de donde no había surgido ninguna iniciativa previa), y confiere a la ANBM un ansiado reconocimiento internacional.

El convenio inaugura una nueva era para CONIFA. La ANBM es la primera asociación miembro que no representa a un territorio no reconocido, minoría, diáspora, o pueblo ‘indígena’. La Confederación, además, tampoco tiene experiencia como ente sancionador; hasta ahora, sus acciones eran más bien humanitarias antes que burocráticas. “Es un nuevo comienzo para nosotros. Es una oportunidad para descubrir nuevas cosas. No sabemos cuál será el resultado final, pero es un concepto interesante. Para nosotros es importante alcanzar diferentes áreas aisladas del mundo”, apunta Blind. La solicitud de la ANBM prosperó porque la Confederación pidió un requisito: que la selección que la ANBM confeccione para los torneos y amistosos CONIFA reúna a jugadores de los pueblos originarios mexicanos, mayas, zapotecos, otomíes, tzeltales, purépechas, huicholes, etcétera. Como la LBM está compuesta, primordialmente, por exfutbolistas del sistema Liga MX-FMF, CONIFA desea que el representativo de la ANBM no se aleje del cariz esencial de la organización. 

La sociedad con ANBM abre un escenario muy atractivo para CONIFA: celebrar la Copa del Mundo en México. Hasta ahora, Europa ha escenificado todas las ediciones (2014 en Laponia, 2016 en Abjasia, 2018 en Inglaterra). “Es una posibilidad. Tenemos muchas sedes potenciales que están interesadas. Es un proceso de evaluación y escogeremos al mejor”, sostiene Blind. La hipotética candidatura tendría en el mismo presidente de CONIFA a un entusiasta. “En lo personal, me encantaría que el Mundial sea en México. Es un país fantástico. Sería un avance para CONIFA”, añade.

Expansión en marcha

Los planes de expansión de CONIFA no se conforman con la sede de su torneo estelar. En Europa hay 26 miembros y solo cuatro en América Latina: ANBM, Kuskatán (los pueblos originarios de El Salvador), el pueblo Mapuche chileno y Rapa Nui (Isla de Pascua). Hay mucho por hacer. “Estamos dando los primeros pasos en esa región (…) Antes teníamos un presidente para Sudamérica, pero vivía en Alemania, así que fue muy difícil ser funcional a distancia. No conocía el continente, ni el idioma. Fue un problema organizacional la razón por la que no estábamos presentes en Latinoamérica”, desarrolla Blind. Parte del encargo recae ahora en la figura de Diego Bartolotta, exjugador de Veracruz, actual presidente de CONIFA Sudamérica y, en paralelo, del Club Veracruzano de Fútbol Tiburón (fundador de la LBM). “No hay conflicto de interés”, aclara Blind a pregunta expresa. ¿Hay espacio para la suspicacia? “No es un problema para nosotros, depende de cómo manejen la situación. Si hay una votación que afecte o beneficie a México, Diego no podrá participar. Lo tenemos todo controlado”, zanja Blind. En la constitución de CONIFA, el término ‘conflicto de interés’ no merece ni una sola mención.

CONIFA tiene en carpeta varias solicitudes de admisiones que resolverá en los próximos meses. Blind sueña con un desarrollo exponencial en el mediano plazo. Cataluña y Galicia, por ejemplo, se han acercado a CONIFA para discutir una hipotética adhesión. “Hemos hablado con ellos. Podríamos sumarlos si abrimos la modalidad de fútbol sala”, planea Blind. “Al comienzo éramos muy pequeños para los catalanes. No nos reconocían como una organización seria y ese es el gran reto cuando estás en el mercado. Ahora CONIFA es una potencia global en fútbol, hay mucha gente que nos reconoce y FIFA sigue de cerca todos nuestros pasos”, sentencia. Las puertas de CONIFA siguen abiertas para Cataluña, que ostenta una federación y un equipo que incluso ha disputado amistosos contra países FIFA con la participación de luminarias como Carles Puyol, Gerard Piqué y Xavi Hernández. “Depende de ellos. No los estamos presionado ni persiguiendo”, concluye el mandamás de CONIFA. Euskadi, otra Comunidad Autónoma española, nacionalista y con una selección propia, no ha entabldo contacto con CONIFA, desveló Blind.

Separatismo en CONIFA: el nacimiento de WUFA

El principal desafío que CONIFA encaró en 2020 no fue el coronavirus, sino sus propios separatismos. Una ironía. Nueve figuras clave de la Confederación se apartaron del Comité Ejecutivo tras la sesión de la Junta General en enero de 2020. Entre quienes desertaron están Paul Watson, quien fungía como jefe de desarrollo de CONIFA; Lucy Mills, asesora de fútbol femenino; y Kelly Lindsey, directora de fútbol femenino. En junio, Darfur United, una de las primeras asociaciones de CONIFA, anunció su separación mediante un duro comunicado de prensa: “Nuestra iniciativa promueve el respeto a los Derechos Humanos, equidad, inclusión, y amplificar las voces de los marginados alrededor del mundo. En este punto, quedarnos en CONIFA no apoyaría nuestros valores”.

Gabriel Stauring, fundador de iACT, la ONG que sustenta a Darfur United, detalla a AS las razones del rompimiento: “No había opción para muchos equipos de tener una voz en la toma de decisiones. Era difícil ver reflejado un verdadero proceso democrático. También hubo sexismo, lo que va en contra de nuestros valores”. Stauring relata que Amy Gilmore, voluntaria de iACT, acudió a la reunión de enero en CONIFA, y el trato que recibió fue la gota que colmó el vaso: “Fue extrema la falta de respeto, hacia ella y otras personas. Ya habíamos decidido que iríamos al Mundial de 2020 y después tomaríamos caminos distintos. Tras la reunión, la mitad del liderazgo de CONIFA renunció, incluida gente en la que confiábamos y con quienes compartíamos principios Cuando se fueron fue muy fácil tomar la decisión’”. “No estoy seguro de por qué salieron”, rebate Blind. “Creo que han sido manipulados. Lo digo desde un punto de vista personal, no como presidente de CONIFA. Nunca había escuchado sobre sexismo dentro de la organización”, apostilla. El escaso apoyo a los proyectos Mills y Lindsey, al fomento del fútbol femenino, también fue un aliciente.

Fotografía de la Reunión Anual de 2018, realizada en Chipre del Norte

Fotografía de la Reunión Anual de 2018, realizada en Chipre del Norte

Paul Watson, artífice del exitoso Mundial de 2018, ahonda en las protestas de Stauring: "El Comité Ejecutivo está casi conformado por europeos. Protegen a quienes más tienen. La estructura de CONIFA no atiende a los miembros por los que más entusiasmo siento: los perseguidos, las minorías oprimidas (...) El concepto de CONIFA era genial, revolucionario y funcionó muy bien por seis años. Ahora, simplemente, va tomando su rumbo hasta depender de una dirigencia mayoritariamente europea, masculina y blanca", asiente. Para el británico, la contribución obligatoria de 500 euros es el principal síntoma de la falla del sistema: "Me di cuenta muy tarde de que los únicos miembros que podían votar eran aquellos que pagaban la cuota. Había un número limitado de miembros que realmente tenían voz. La mayoría de las asociaciones están inactivas. No tienen acceso a ningún apoyo (...) Lo único que reciben es la petición anual para pagar los 500 euros y nada más. Internamente enfrenté varias resistencias para lograr un cambio respecto a ello". 

La escisión inspiró la creación de una nueva entidad: la World United Football Alliance (WUFA), lanzada el pasado 8 de julio. Si CONIFA es una organización creada a imagen y semejanza de FIFA, dotada de órganos y burocracias similares, WUFA rompe con la jerarquía. No hay una autoridad central, la estructura es horizontal, no existen las secretarías generales, ni las comisiones específicas. Los asuntos son comunes y las resoluciones, comunales. Como CONIFA, las cabecillas del proyecto son voluntarios, pero la ausencia total de protocolos y estatutos distingue a WUFA de cualquier otra organización similar. Los nuevos miembros no deben cumplimentar ningún formato de solicitud, ni necesitan la anuencia de un congreso preestablecido. “Es una nueva oportunidad de mostrar cómo el fútbol puede organizarse de una forma diferente. La responsabilidad cae en el equipo en su conjunto. Será algo que llenará un espacio”, atisba Stauring, colaborador de WUFA. De hecho, iACT actúa como facilitador de los servicios de comunicación y atención a prensa, en ausencia de una oficina especializada. "Lo que necesitas en una organización que quiere rebelarse en contra del establishment es un modelo que a sí mismo cuestione las normas del establishment. Y eso es WUFA", refrenda Watson.

"CONIFA se presentaba como la anti-tesis de FIFA. El punto es que iba a ser completamente diferente y, graudalmente, no por culpa de nadie, empezó a parecerse a FIFA cada vez más en sus procesos

Paul Watson, exdirector de desarrollo de CONIFA

Con poco más de un mes de vida, WUFA ya presume de 17 afiliados, de los cuales 11 aún pertenecen a CONIFA. “Lo único que les pedimos es que estén alineados con nuestros valores. Y, lo más importante, que tengan un espíritu colaborativo. No nos importa que sigan en CONIFA”, enfatiza Stauring. WUFA no pide cuotas anuales a los miembros. La mayoría de los exvoluntarios de CONIFA, como Watson, Mills, Lindsey, Sascha Düerkop (exsecretario general) y Cassie Whittell (exdirectora de comunicación) asesoran a WUFA, pero no desempeñan ninguna labor oficial. 

Miembros actuales en CONIFA y WUFA

Barawa, Chagos, Jersey, Matabelelandia, Kuskatán, Karen, Papúa Occidental, Rapa Nui, Sahara Occidental, Tamil Eelam y Yorkshire

El cisma en el seno de CONIFA representó un problema para la gestión de Blind. “WUFA fue creado por un subgrupo de exejecutivos de CONIFA que intentaron llevarnos a una dirección equivocada: lejos de nuestra visión de crear un mejor mundo y de la vocación de servir a nuestros miembros. La separación no fue indolora, hubo mucha amargura entre la gente que se fue. Hemos visto mucho trashtalk suyo. Eso solo demuestra su inmadurez”, revira el presidente de CONIFA. Sin embargo, a pesar de los enconos, de las injurias mutuas, ambas partes coinciden en que pueden convivir. De inicio, WUFA no se presenta como una oposición a CONIFA. “Podemos trabajar juntos en fortalecer a los equipos que están en ambas organizaciones. No estamos en contra de ellos. Ojalá haya una conversación natural y aprendamos unos de otros”, sentencia Stauring. Blind es un tanto más parco, pero se mantiene abierto a cualquier posibilidad: “Aplaudimos que nuestros miembros se unan a otras organizaciones. Cualquier cosa que los empodere está bien. Eso no significa que WUFA contribuya con algún valor, pero sí, podemos coexistir”.

El trofeo del Mundial de CONIFA

El trofeo del Mundial de CONIFA

El futuro para CONIFA

CONIFA otea 2021 con la agenda cargada y una sala que necesita pintura y remodelación. Son tiempos de reestructuración. Blind trabaja a marchas forzadas en ocupar las vacantes que dejaron las deserciones de enero. La Confederación no está en riesgo de colapso, pero la revolución no fue imperceptible. Además de nombrar a sus nuevos directivos, CONIFA recogerá el testigo de Mills y Lindsey para sacar al fútbol femenino del abandono: “Hemos batallado mucho con ello. Estamos planeando un torneo en Rumania el año entrante. Será la primera competencia de CONIFA para mujeres. Ya tuvimos nuestro primer amistoso femenino en noviembre 2018, entre Chipre del Norte y Sami”, comparte Blind. Mejorar la base de aficionados de las selecciones es otro pendiente importante para el sueco: “Muchos equipos tienen un potencial de cientos de miles de seguidores, pero no tienen los mecanismos para hacerlo”. Mucho queda por hacer en las antípodas del mundo-fútbol.

Back to top