SELECCIÓN MEXICANA

Padre de Santiago Ormeño: "Yo quiero que mi hijo juegue para México"

El deseo de Walter Ormeño junior es que el atacante sensación del Puebla vista la playera del Tri, aunque reconoce que tiene mayores posibilidades de ser convocado por Perú.

Padre de Santiago Ormeño: "Yo quiero que mi hijo juegue para México"
Cristian de Marchena MEXSPORT

El brillante arranque de torneo de Santiago Ormeño no solo le ha ganado los reflectores en nuestro país, sino que también ha encendido las alertas en Perú donde lo ven como un candidato idóneo para ser convocado por Ricardo Gareca a la selección inca.

Nieto de Walter Ormeño, leyenda del futbol peruano y mexicano, Santiago posee la doble nacionalidad que lo hace elegible tanto para el Tri como para el conjunto inca de cara a las eliminatorias rumbo al Mundial de Catar 2022. La decisión no parece fácil para el atacante sensación del Puebla, aunque su padre, Walter Ormeño junior, tiene su propio deseo y cruza los dedos por que se le haga realidad:

Yo quiero que (Santiago) juegue para México, pero lo veo más complicado, ahora, jugar para la selección peruana sería un gran honor, mi padre jugó ahí y fue referente del futbol peruano, histórico. (A mi hijo) se le han combinado las cosas para que puedan suceder estos intereses, pero él está concentrado ahorita en hacer una buena campaña con Puebla y que después se vengan más cosas”, señaló en entrevista con As México.

Santiago Ormeño y su padre

Si bien el deseo de Walter es ver a su hijo jugando con la selección mexicana, reconoció que la competencia por convertirse en el delantero del Tri en estas épocas es muy cerrada, por lo que el margen de posibilidad de Santiago se vería reducido.

“Definitivamente, prefiero que juegue con la (selección) de México, pero es más complicado jugar aquí. En Perú, Paolo Guerrero va de salida, no sabemos si llegará al Mundial; La Foca Farfán, lo mismo, acaba de salir del Lokomotiv después de tres años, ya tiene más de 30, es decir, no tienen un delantero joven; acá en México está el boom de Raúl Jiménez, está Macías, porque el Chicharito no creo que vaya a llegar, y alguno otro más, la competencia no estará fácil, pero todo eso es muy prematuro, va la fecha tres, esto va comenzando, habría que tener el ojo puesto en que pueda desarrollar y terminar el torneo con notas positivas y, después, pensar en otra cosa”, apuntó el padre de Ormeño.

A Walter lo emociona que en su país comiencen a comparar a Santiago con Paolo Guerrero, el atacante histórico de la selección inca, pero aseguró que tanto el jugador del Puebla como su familia saben que aún hay mucho camino por recorrer para llegar a esas alturas.

Lo que pasa es que Paolo es un figurón, se lo han preguntado a Santiago y dice ‘que me hagan la buena de ser como él’, tiene la doble nacionalidad, para Careca es elegible. En Perú, como en todo el mundo, no abundan los delanteros, entonces es un foco de atención para ellos, máxime que estamos en temporada de elegibilidad, aparece ahorita Santiago y tanto como para Perú como para México es elegible”, dijo.

Enseñanzas del abuelo

Si bien Walter Ormeño era portero, heredó muchas de sus virtudes a su nieto. “Tiene cosas de su abuelo. Él nació igual que mi padre: zurdo de pierna y derecho de mano y Santiago le pega con las dos piernas porque el abuelo lo ponía a patear contra la pared horas y horas con las dos piernas, es uno de sus privilegios. Éste (mi hijo) salió corregido y aumentado, muy fuerte mentalmente, convencido de lo que hace, es un tipo muy delicado, muy creyente, muy buen chavo, muy simpático, muy querido, es un cúmulo de cosas que se dieron”, aseguró Walter.

Su padre reconoce que, tal vez, la revolución le hizo justicia muy tarde a Santiago, pero opta por destacar el sacrificio y trabajo que su hijo desarrolló a lo largo de muchos años y que hoy obtiene recompensa.

Santiago Ormeño

Le llegó tarde la justicia. Hay futbolistas que debutan temprano, a los 18, 20 años, tienen esa suerte y, después, el panorama se torna negro para todos cuando están haciendo su intento por jugar y los mandan a la Sub 20, están ahí años, los prestan; los mexicanos no tienen real oportunidad de aparecer porque los técnicos, como son torneos cortos, no se la juegan con los novatos. En ese sentido, para Santiago ha sido tarde pero benéfico, ha buscado con su sacrificio y trabajo colocarse ahí y ya lo ha conseguido, con los tres goles que ha hecho, todo el mundo futbolístico lo ha volteado a ver, a preguntar por qué no había debutado”.

Y agregó: “La verdad de esta historia es que él es un chico muy disciplinado y ha luchado mucho por llegar a esto, te podría decir que, desde los 12 o 13 años, no va de vacaciones con nosotros, se quedaba a pretemporadas y pico piedra hasta que tuvo oportunidad de ser titular la temporada pasada. Ahora se gana otra vez el puesto y empieza a dar resultados, es una respuesta a su trabajo, toda la vida ha sido dedicado, profesional, le llega esta oportunidad ya un poco grande, maduro en todos los sentidos, claro, le hace falta más dinámica y una serie de cosas que irá obteniendo con el paso de los partidos, pero mentalmente es muy fuerte y disciplinado”.