Consejos

Por qué no es recomendable el uso de ozono para desinfectar el interior del automóvil

Existen un gran número de desventajas al momento de aplicar esta sustancia en la cabina.

Por qué no es recomendable el uso de ozono para desinfectar el interior del automóvil

Con el objetivo de evitar el contagio de coronavirus Covid-19, la desinfección del interior de los automóviles, se ha vuelto fundamental para muchas personas. Como parte de esta búsqueda de mantener sin bacterias y virus las cabinas de los vehículos, los propietarios, así como los talleres, distribuidores y unidades de transporte público están tomando acciones con varios métodos. Hoy en día, la desinfección contra el coronavirus en el interior de los automóviles se está dando principalmente con: biocidas, ozono y nebulización.

Si bien estas tres técnicas son sumamente efectivas, la segunda tiene una serie de efectos nocivos. No obstante que el uso de ozono para la desinfección del interior de los automóviles es muy eficaz, ya que llega a todos los rincones del interior, también se ha descubierto que altamente tóxico. Aun en concentraciones muy bajas, esta sustancia genera irritación de ojos, nariz y garganta, además que provoca tos, ataques de asma y dolores de cabeza. Ahora, en altas concentraciones logra producir daños pulmonares, alteraciones del sistema inmunológico e incluso la muerte.

Ante estos efectos, las personas que apliquen ozono, deben de estar sumamente protegidas. De igual manera, se debe realizar una profunda ventilación, ya que el producto puede ser absorbido por los tejidos de la tapicería o depositarse en los plásticos u otros materiales, además que el tiempo en el que desaparece es muy complicado de determinar.

Otra desventaja del uso de ozono es que no se ha comprobado cuánto producto utilizar, el tiempo que debe aplicarse, ni la homologación de las máquinas que lo generan. Por todo lo antes mencionado, lo mejor es evitar su uso para desinfectar el interior del automóvil, al menos en lo que se realizan más estudios sobre sus desventajas. Así, lo mejor es utilizar alcohol isopropílico para acabar con todo tipo de germen que exista en superficies de la cabina.