CHIVAS

La maldición post campeonato que sufre Chivas

Han pasado cinco torneos desde la última vez que el Club Guadalajara se metió a la Liguilla por el título, misma donde consiguió el campeonato

La maldición post campeonato que sufre Chivas
Edgar Quintana MEXSPORT

El 28 de mayo de 2017, Chivas jugó su último partido de Liguilla. Con Matías Almeyda en la banca, los goles de Alan Pulido y José Juan Vázquez sentenciaron el 2-1 (4-3 global) sobre Tigres. El capitán Carlos Salcido levantó el trofeo, décimo segundo de Liga en la historia del club y se cerró un capítulo brillante. Pero después, vino la “maldición”. El Rebaño Sagrado se hundió dramáticamente a partir de ese momento.

Cinco torneos consecutivos son los que acumula el Guadalajara sin calificar a la fase definitiva del campeonato. Por si fuera poco, en ese tiempo también volvió a meterse en problemas porcentuales. Hoy ya no tiene la preocupación de perder la categoría, pero los números del cuadro tapatío cayeron de forma drástica después de conquistar la 12.

Cuatro técnicos han pasado por la banca de Chivas después de aquel 28 de mayo y ninguno pudo encontrar solución a la situación negativa que vive el equipo. Recientemente, con Luis Fernando Tena, el club dio muestras de mejoría, pero la pandemia por coronavirus COVID-19 frenó la posibilidad que tenía de poner fin a la racha de cinco torneos sin calificar.

En el recuento de los daños, sólo campañas tristes aparecen después del campeonato de Liga MX en el Clausura 2017. Chivas tuvo temporadas de puntaje raquítico y pobre accionar sobre el terreno de juego. Diversos factores provocaron que el Guadalajara se quedara los últimos tres años muy lejos de repetir la gloria de aquel 28 de mayo.

La maldición post campeonato que sufre ChivasLa maldición post campeonato que sufre Chivas

Torneo Apertura 2017

Matías Almeyda vivía la parte más dulce de su romance con Chivas, tras conquistar el doblete en el Clausura 2017. Para la siguiente campaña, decidió dar total respaldo al plantel y admitió que no llegara ni un solo refuerzo al campeón del futbol mexicano. Se fueron Miguel Ponce y Néstor Calderón, además de Guillermo Martínez y Giovanni Hernández, quienes prácticamente no tenían actividad.

La campaña del Guadalajara fue un caos. Ganó apenas cuatro partidos, empató seis y perdió siete. Su arranque fue el peor para un campeón defensor en la historia de los torneos cortos, sólo superado recientemente por el Monterrey. Con 18 puntos, apenas le alcanzó para terminar en el puesto 13 de la clasificación.

El motivo del fracaso: síndrome de “campeonitis”. Sobre el final de la campaña, varios futbolistas reconocieron, en entrevistas por separado, que el plantel se había relajado después de llegar a la cúspide. El propio técnico Matías Almeyda admitiría cerca del final de ese certamen que inconscientemente el equipo disminuyó intensidad tras conseguir el doblete.

Torneo Clausura 2018

La maldición post campeonato que sufre ChivasLa maldición post campeonato que sufre Chivas

Fue la peor torneo de Liga bajo el mando de Matías Almeyda, aunque esta vez los motivos fueron muy distintos. En la pretemporada surgió un problema cuando Oswaldo Alanís se negó a firmar una renovación de contrato. La directiva ordenó separarlo del plantel. Eso ocasionó una severa molestia del plantel con José Luis Higuera.

Chivas disputó la Liga de Campeones de la Concacaf durante ese semestre. Apostó todo a ese certamen, incluso jugó un Clásico Tapatío con suplentes para reservar a los titulares para el torneo regional. Le dio resultado porque se coronó, pese a los problemas que surgieron por las protestas públicas del plantel por falta de pago del premio económico prometido tras el doblete.

El certamen mexicano fue un dolor de cabeza. Para esa campaña llegaron Walter Gael Sandoval, Ronaldo Cisneros y Alan Cervantes. Se fueron José Juan Vázquez y Carlos Fierro. Chivas ganó sólo tres partidos, empató seis y perdió ocho. Estuvo cerca de terminar sotanero por primera vez en su historia: con 15 puntos, fue penúltimo de la clasificación.

Torneo Apertura 2018

La baja más importante para esta campaña: Matías Almeyda. El fin de una era marcada por cinco títulos. El timón del Rebaño Sagrado fue tomado por el histórico ex goleador paraguayo, José Saturnino Cardozo. Y la crisis financiera de la empresa de Jorge Vergara comenzó a repercutir en el desempeño del Rebaño Sagrado dentro del mercado de transferencias.

Por eso, comenzó la desbandada de los campeones: se fueron Rodolfo Pizarro, Rodolfo Cota y Oswaldo Alanís para este torneo. Las llegadas no fueron de la misma calidad: Mario de Luna, Josecarlos Van Rankin, Raúl Gudiño, Ángel Sepúlveda y el regreso de Miguel Ponce. La afición estaba molesta sobre todo por las salidas de Almeyda y Pizarro.

Aunque hubo una ligera mejoría con Cardozo, no fue suficiente: cinco triunfos, cinco empates y siete derrotas. Con 20 puntos, terminó en el puesto 11, fuera de la zona de Liguilla una vez más. Por si fuera poco, América fue campeón ese semestre y se puso de nuevo por delante de Chivas como el club más ganador en la historia del futbol mexicano.

Torneo Clausura 2019

Con José Saturnino Cardozo al frente del equipo, comenzó la transformación hacia el Guadalajara que hoy conocemos. Previo al arranque de ese torneo se fueron hombres que habían sido campeones con Matías Almeyda, como Carlos Salcido, Orbelín Pineda, Edwin Hernández y Ángel Zaldívar, además de José Juan Macías, Ángel Sepúlveda y Mario de Luna, entre otros.

Llegaron algunos futbolistas importantes como Alexis Vega, Jesús Molina, Hiram Mier, Dieter Villalpando, además de Tony Alfaro y Luis Madrigal. Aunque el diseño del equipo ya fue suyo, la campaña no fue lo que hubiera deseado. El paraguayo fue destituido en la jornada 12, tras perder frente a Pumas por 2-1. Alberto Coyote dirigió de forma interina en la fecha 13 ante Lobos BUAP (0-1).

Y de manera sorpresiva, Tomás Boy fue designado para los últimos cuatro partidos. Perdió tres, pero la victoria sobre León (2-1) le dio la continuidad para el siguiente torneo. Chivas terminó en el puesto 14, con 18 puntos. José Luis Higuera salió del club tras esa campaña.

Torneo Apertura 2019

Tomás Boy empezó el torneo, aunque no lo terminó. Fue él quien diseñó el plantel y provocó la salida de Jair Pereira, quien había sido pieza clave en la era Almeyda. También se fueron José de Jesús Godínez, Miguel Jiménez, Hedgardo Marín. Al equipo llegó de forma polémica Oribe Peralta, además Antonio Briseño, así como los regresos de Oswaldo Alanís y Antonio Rodríguez.

El “Jefe” sólo dirigió 11 partidos de ese certamen y fue destituido tras perder como local frente al Pachuca, por 4-2. A sólo dos días de disputar el Clásico Nacional, fue nombrado Luis Fernando Tena como técnico rojiblanco. Su debut fue un doloroso 4-1 frente al América. Pero en la recta final, el equipo mejoró considerablemente.

Chivas ganó cuatro de los últimos cinco partidos del certamen. Terminó en el décimo puesto, con 25 puntos y se quedó a sólo dos de la Liguilla. Con ese desempeño, Tena recibió continuidad por parte del director deportivo, Ricardo Peláez, quien incluso ya había hablado con Diego Alonso y otros candidatos.

Torneo Clausura 2020

Luego de tanto tiempo con resultados mediocres, tras el fallecimiento de Jorge Vergara, la directiva ahora encabezada por Amaury Vergara decidió abrir la cartera para devolver a Chivas el protagonismo perdido. Llegaron Uriel Antuna, Cristian Calderón, Jesús Ricardo Angulo, José Madueña, José Juan Vázquez, Alexis Peña, José Juan Macías y Víctor Guzmán.

Pero el “Pocho” Guzmán, una de las grandes esperanzas que tenía el Guadalajara, no pudo vestirse de rojiblanco, pues estalló un caso de dopaje del tiempo en que estuvo en Pachuca. La operación se vino abajo. En el certamen, Tena apostó por quienes ya venían jugando con él y los refuerzos no tuvieron un lugar seguro como titulares.

La pandemia de coronavirus COVID-19 provocó la cancelación del torneo y en 10 fechas, Chivas consiguió 16 puntos y de paso, se quedó sin liguilla por sexto semestre consecutivo.