Internacional

Coronavirus México: ¿Qué pasa con los migrantes deportados desde Estados Unidos?

Desde que llegó el Covid-19 al continente americano, este fenómeno ha disminuido considerablemente, a pesar de ello, las medidas se han endurecido.

Migración
ORLANDO SIERRA AFP

La pandemia de Coronavirus ha llegado a cambiar el mundo y con ello, distintas actividades que se pensaría nunca disminuirían en flujo, han dado un giro drástico, uno de ellas, la migración hacia la frontera norte de México, para pasar a los Estados Unidos.

Un gran número de inmigrantes originarios principalmente de Honduras, Guatemala y México, han tenido que frenar el 'sueño americano' debido al miedo que tienen las autoridades estadounidenses y mexicanas de aumentar la cifra de contagios. Aunque, datos sacados por Animal Político, mencionan que las muertes de personas por Coronavirus registrados hasta ahora en Guatemala, El Salvador y Honduras no suman, entre los tres, ni el número de muertos que Nueva York ha llegado a contabilizar en un día.

Cabe destacar que, a pesar de la disminución de flujo de inmigrantes que buscan llegar a Estados Unidos, hay un grupo que se mantiene en busca del 'sueño americano' y es la que puede pagar los 12 mil dólares para contratar un 'coyote', aunque ésta no garantiza el paso hacia la Unión Americana, como lo que sufrió un grupo el 3 de mayo, cuando autoridades estadounidenses pararon un trailer con 21 personas en la caja.

Deportaciones por autoridades mexicanas

Antes de que se diera la pandemia de Coronavirus, los inmigrantes que eran detenidos en suelo norteamericano, eran llevados a un centro de detención o asilo y en ocasiones, podían pedir asilo y maniobrar una posible estancia en los Estados Unidos, ahora, la situación es completamente diferente.

Las personas que llegan a tocar suelo de la Unión Americana de manera ilegal y son detenidas por autoridades locales, son llevadas a alguna frontera con México. Ahí, los inmigrantes son entregados a los policías mexicanos y estos se encargan de su deportación, en el mayor de los casos, los llevan al Centro Siglo xxi en Tapachula, Chiapas, los hacen firmar un papel de 90 días de permiso y los dejan a su merced.

Esas nuevas medidas, según Animal Político, fueron pedidas por el gobierno de Donald Trump (y su fuerte rechazo a los inmigrantes) a México, para frenar el movimiento y así, nuestro país, contaría con el visto bueno  de los Estados Unidos para llevar a buen puerto algunos acuerdos en materia petrolífera especialmente.

A pesar de las medidas aplicadas por ambos gobiernos antes mencionados, parece que el flujo de migrantes hacia los Estados Unidos vive solo una pequeña pausa y cuando la pandemia de Coronavirus disminuya, los centroamericanos volverán a tomar el riesgo de cumplir el 'sueño americano', que vivir en una violencia abismal que los acecha día con día.