CRUZ AZUL

Diego Latorre: "Tenía mucho más para dar en Cruz Azul"

Diego Latorre, exfutbolista argentino que militó en Cruz Azul durante 1999, habló sobre su paso por 'La Máquina' y lo que le dejó vestir la camiseta celeste.

Diego Latorre jugó para Cruz Azul en el Invierno 1999, torneo donde disputó 12 partidos y anotó seis goles. Lamentablemente para él, 'La Máquina' cayó en la final frente a Pachuca y no se pudo alzar con el título de la Liga MX. Actualmente, el exfutbolista argentino tiene buenos recuerdos de su paso por la institución celeste, a quien sigue desde la distancia. En entrevista para AS México, Latorre comentó sobre su salida del club cementero, una espina clavada y por qué cree que no se han dado los títulos.

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por Cruz Azul?

"Tengo un recuerdo muy positivo, siento que fui muy querido por la afición. Pero cuando llegamos a la Final de la Liga MX, perdimos por un gol de oro, y tuve un episodio en mi salida, y eso hizo que mi recuerdo sea algo ambiguo, un poco amargo. Considero que había tenido un buen rendimiento, y recién me estaba adaptando al fútbol mexicano, y pensé que podía y tenía mucho más para dar, fue un corte abrupto. A pesar de todo el cariño, tuve que cambiar rápidamente de destino". 

¿Tuvo algo que ver ‘Billy’ Álvarez en tu salida?

"Cuando perdimos aquella final, él entró al vestuario enojado, mal, y luego realizó algunas declaraciones y yo le contesté. Salí en defensa del equipo y en defensa mía, porque me había responsabilizado por una jugada, en la que no había visto a Palencia. Cosas que gente del fútbol entendería. A veces en México se tiene un criterio muy empresarial, el jugador es un empleado y lamentablemente tiene que acatar todas las decisiones, y el fútbol tiene una dinámica muy particular. Hay que saber cómo se trata a un jugador, hay que saber cómo piensa, cómo siente. Sobre todo porque yo era un chico que recién se estaba adaptando, y hay cosas que no corresponden, que tienen que ver más con decisiones del entrenador y con declaraciones que corresponden al entrenador. No porque uno pague, el otro siempre acepta".

¿Volviste a hablar con él?

"No. Incluso pensé que después la rescisión se iba a revertir, porque más allá del orgullo que tienen los millonarios y creer que con dinero se soluciona todo, la gente me quería, y había pedido por mi regreso, sin embargo no hizo caso al pedido. Considero que el público es el capital emocional de cualquier institución, es el apoyo del equipo, y no se revirtió y me tuve que volver a la Argentina".

¿El momento que más recuerdas de tu paso por 'La Máquina'?

"El gol al América en la semifinal. Fue un partido épico porque habíamos jugado con diez hombres la mayor parte del encuentro, porque habían expulsado a Camoranesi, era contra el rival de siempre, el América. Creo que los grandes jugadores o los que más quedan en el recuerdo, son los que están presentes en los momentos especiales, como ese".

¿Te hubiera gustado retirarte en Cruz Azul?

"Si, me hubiera gustado. Más allá de ese episodio puntual, con Billy Álvarez no tengo nada. En Cruz Azul sentí mucho aprecio, y México para mí era algo nuevo. Había estado cuatro años en Europa, y en Boca, que fue algo muy fuerte. Y cuando llegué pensé que la institución no tenía la magnitud que podía tener otra, sin embargo , fue un prejuicio, y me encontré con un panorama muy diferente. Un club muy grande, una muy buena estructura, las instalaciones son maravillosas, la gente es fenomenal, y la verdad que tenía ganas de quedarme"

¿Qué sabes hoy de Cruz Azul?

"Sí, sigo la liga mexicana, estoy empapado del tema y sobre todo de Cruz Azul porque le tengo mucho cariño. Estoy al tanto que no pudo volver a ser campeón desde el 97. Nosotros estuvimos ahí, como otros muchísimos equipos del club, pero pasaron esos episodios rarísimos en la historia, como aquel partido en el Azteca, pero ya se le va a dar, si siguen un camino y una línea y creen, se les va a dar".

¿Por qué le cuesta tanto lograr el título de Liga?

"Creo que hay presiones que no tienen que ver con el fútbol. Por ejemplo, que se le baje el sueldo a un jugador, que se castigue a un plantel, no. Creo que un equipo de fútbol debe estar manejador por gente del fútbol. Claro que después hay dueños, y patrocinadores, y personal alrededor, pero el conocimiento del fútbol es muy específico y eso te lo brinda alguien que sabe, que estuvo y que tenga la sensibilidad para armar buenos equipos. Los criterios empresariales a veces no coinciden con lo que se necesita para jugar bien al fútbol y ser campeón".

¿Quiénes son los responsables?

"Cuando se entran en estos momentos de urgencias y obligaciones es difícil. Yo creo más en los climas distendidos y relajados, en los dueños más conciliadores, con más empatía con el público y jugadores. Ahí también se construye un gran equipo, cuando las relaciones están fuertes y son de afecto verdadero".