Chivas

El sueño de Molina: ser el capitán que levante la 13 de Chivas

Jesús Molina dejó de pensar por un momento en el tema porcentual. Confesó para As México que anhela levantar la siguiente Liga MX con el Rebaño Sagrado.

Guadalajara (México)

En los pasillos del Estadio Akron hay una fotografía gigante de uno de los momentos más gloriosos en la historia reciente del equipo. Felicidad plena. Una imagen eterna: Carlos Salcido sostiene el trofeo número 12 de Chivas. Hoy, el capitán del Rebaño Sagrado se llama Jesús Molina y confiesa, en una charla exclusiva con AS México, el sueño de ser quien levante la 13.

Antes de comenzar la campaña, en el vestidor de la casa rojiblanca “Chuy” fue sorprendido por dos ex capitanes, Ramón Morales y Joel Sánchez. Iban acompañados de cinco aficionados. Ellos le entregaron el gafete en un acto cargado de simbolismo, pues Molina estuvo frente a dos pilares de la grandeza rojiblanca: su pasado y su enorme afición.

De inmediato asumió el compromiso y aunque hasta hoy no se han dado los resultados que soñaba, tiene claro que está donde quiere. “Nunca me voy arrepentir de haber venido a Chivas, ha sido la mejor decisión que he tomado”, sentencia. Y ahora, con el gafete en el brazo, sueña con pasar a la historia como el capitán de la 13: “Sueño con eso, espero Dios me dé esa bendición”.

— El gafete de capitán te lo entregaron de forma simbólica dos futbolistas que lo portaron y algunos aficionados. ¿Eso te compromete de una manera distinta?

— Sí, sin duda, creo que ese momento va a ser inolvidable por lo que representó, porque dos ex capitanes y aparte seleccionados, muy buenos jugadores, Ramón Morales y “Tiburón” Sánchez, aunado a que había parte de la afición, obviamente que el compromiso es muy grande. Es una gran responsabilidad que uno adquiere y que se la juega, no con temor, al contrario, tratando de darle esa importancia que requiere este equipo. Sobre todo saber que al ser capitán tienes que ser ejemplo dentro y fuera de la cancha. Es difícil porque engloba muchas cosas, hay que saberte comportar en muchos aspectos. Y uno como humano a veces se equivoca, pero tienes que saber que al ser capitán eso engloba que tengas que comportarte siempre a la altura. Soy humano y en algún momento me puedo equivocar, pero al saber que represento un equipo y que soy capitán de un club tan importante en México, me hace comprometerme, hay una responsabilidad muy grande, hay gente que nos está viendo, hay niños que representamos y eso sin duda que para mí es algo muy bonito.

Jesús Molina, capitán de Chivas

Cuando salgo de Rayados, sabía la posibilidad de ir a Chivas, hablo con la gente de Monterrey y sin dudarlo

Jesús Molina

— ¿Para una carrera tan exitosa como tuya, qué significa portar el gafete de capitán del Guadalajara?

— Es primero que nada un gran compromiso, pero un compromiso que quiero y que siempre anhelé representar a un equipo importante. Cuando salgo de Rayados, sabía la posibilidad de ir a Chivas, hablo con la gente de Monterrey y sin dudarlo, cuando sé qué hay interés de Chivas no la pensé dos veces. Dije es una gran oportunidad, en el momento dije jugué en América, pero soy un profesional y voy a entregarme por esos colores, por un tema de agradecimiento de confiar en mí. Vengo, empiezan los partidos, conforme todo se va dando, desgraciadamente de mala manera, es cuando me empiezo a involucrar un poco más en qué está pasando y ver el sentir no sólo de lo jugadores, sino de la gente que trabaja acá. Eso ha sido lo que creo yo me ha cautivado, me ha ido enamorando de este club. Sé que el futbol hoy estás aquí y mañana estás en otro lado, en este momento lo estoy disfrutando. Si el día de mañana no estoy, sería un paso en mi carrera importante, aunque las cosas no hayan salido. Nunca me voy arrepentir de haber venido a Chivas, creo que ha sido la mejor decisión que he tomado.

— ¿Has tomado consciencia de que un capitán de Chivas que levanta una copa se vuelve eterno porque su recuerdo permanece en millones de personas? ¿Te sueñas como el capitán que levante la 13?

— Sin duda, sí, sí. Uno sueña, uno se ilusiona y cada que pasamos por ese pasillo (del Estadio Akron, con la foto de Carlos Salcido al ganar la 12), cuando veo a todo el equipo levantando el trofeo, es algo que te motiva. Desde el momento en que llegué acá, al ver esas imágenes obviamente que me veo ahí. Pero bueno, eso es un trabajo de fondo, es mucha exigencia, mucho compromiso y para llegar a levantar un trofeo, hay que sufrirle también. Yo creo que ya hemos sufrido, ahora nos tiene que tocar las cosas buenas y espero poder ser parte de esa historia. Sueño con eso, espero Dios me dé esa bendición, esa oportunidad de poder levantar un trofeo acá.