Corea del Norte vs. Corea del Sur: el conflicto llega al fútbol
Corea del Norte vs Corea del Su

REPORTAJE | ELIMINATORIAS MUNDIAL 2022

Corea del Norte vs. Corea del Sur: el conflicto llega al fútbol

Ambos países se enfrentan, en partido eliminatorio para el Mundial de Catar 2022, por primera vez en 29 años en suelo norcoreano. No habrá prensa extranjera ni transmisión en vivo.

El sorteo de los grupos eliminatorios de la Confederación Asiática camino al Mundial de Catar 2022 deparó una fecha marcada con tinta indeleble en el calendario: el 15 de octubre de 2019. Corea del Norte, anfitrión de Corea del Sur, en el Estadio Kim Il-Sung, en Pyongyang. Más, mucho más que fútbol. Ambas naciones, inmersas en un estado de armisticio pero aún en guerra desde 1950, comparten una dilatada y turbulenta historia derivada de aquel conflicto: la partición de la península con la referencia del paralelo 38° norte; comunismo contra capitalismo, la separación de miles de familias, espionaje, tambores de guerra, incidentes navales, deserciones, tiroteos en la frontera, ensayos nucleares, los tenues vientos de reunificación. Condenados a vivir uno a la espalda del otro. Regidos por ideales políticos diametralmente opuestos: el Norte abraza el comunismo en su particular interpretación 'coreanizada' denominada 'Juche'; el Sur es una de las potencias financieras del orbe a través de sus multinacionales. Y el fútbol como la última variable de la ecuación.

En 2017, ambas naciones iniciaron un paulatino proceso de descongelación de sus relaciones diplomáticas después de la prueba nuclear de septiembre de aquel año, la más potente registrada hasta la fecha, pues generó un terremoto de 6,3 grados richter en los alrededores de Punggye-ri, lugar de los ensayos. El régimen norcoreano aseguró haber detonado con éxito una bomba de hidrógeno, la más mortífera descubierta hasta la fecha, y el hallazgo de una forma de integrarla en un misil balístico intercontinental. Las alarmas de las potencias globales saltaron. Sin embargo, la relación bilateral entre las dos Coreas endulzó conforme la prueba quedó en el pasado. Ambas naciones desfilaron unidas, bajo la bandera de la reunificación coreana (la península completa coloreada en azul sobre fondo blanco), durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang 2018. En el mismo evento, Kim Yo-jong, directora de propaganda de Corea del Norte y hermana del líder político del país, Kim Jong-un, coincidió e intercambió un apretón de manos con Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur. El gesto representó el deshielo, aunado a la presentación de un equipo unificado de hockey sobre hielo, cuyos magros resultados en los Juegos (tres derrotas) no amainaron su simbolismo: la coexistencia es posible.

La catársis del proceso llegó el 27 de abril de 2018. En el área de seguridad conjunta de la zona desmilitarizada que comprende la frontera entre ambas naciones, Kim Jong-un y Moon Jae-in se encontraron, separados por el imaginario paralelo 38° que cruzaba entre ellos bajo sus manos estrechadas. La postal recorrió el mundo. "Una nueva historia comienza ahora, el punto de partida de la historia y una era de paz", declaró Kim tras el encuentro. La exitosa cumbre intercoreana, el más notorio gesto de paz de los últimos tiempos, generó la Declaración de Panmunjom, que abrió oficialmente el proceso de paz y la desnuclearización de la península. Acto seguido, Corea del Norte anunció el desmantelamiento de su programa atómico y el cese de las pruebas. La causa se ha detenido, no obstante los logros diplomáticos de los últimos meses. La fallida reunión bilateral Trump-Kim en Vietnam (febrero 2019), interrumpida sin acuerdo entre las partes, pausó los esfuerzos y reinstalaron la tensión. En tal contexto llega el partido eliminatorio en el Estadio Kim Il-Sung. Un pasaje al Mundial en juego. Y casi 70 años de conflicto a cuestas.

Severas restricciones

El hermetismo del régimen ha dificultado la organización del encuentro, el primero entre ambas selecciones en suelo norcoreano desde 1990, aunque aquel no tuvo carácter oficial (triunfo 1-0 para los locales). El traslado, los trámites de visado, la cobertura mediática y la transmisión internacional han sido puntos de conflicto.

Corea del Sur, sin visas, itinerario y comunicación...

"Es un desastre (...) Todo medio surcoreano ha sido bloqueado de entrar al Norte para cubrir el juego"

Steve Han, periodista surcoreano

La Asociación de Fútbol de Corea del Norte no proveyó a sus vecinos sureños de ningún plan de viaje (ruta del vuelo, alojamiento, horario de entrenamiento), sino hasta dos semanas antes del partido. Hasta entonces, Corea del Norte les autorizó a entrar a su territorio; eso sí, vía Pekín. Un viaje que bien podría realizarse en dos horas en un autobús desde Seúl hasta la capital norcoreana, tomó un día para 'Los Tigres de Oriente': ruta Seúl-Pekín-Pyongyang en avión. Además, en Pekín los surcoreanos debieron tramitar los permisos especiales (mismos a los que también podían acceder a través de la zona desmilitarizada fronteria) y dejaron sus dispositivos móviles en la embajada de su país antes de abordar el avión rumbo a Pyongyang.

La selección visitante aterrizó en Corea del Norte a las 4 de la tarde del lunes 14 de octubre, tiempo local, tras un vuelo de 105 minutos. Solo una hora después de pisar suelo norcoreano, los pupilos de Paulo Bento fueron trasladados al estadio Kim Il-Sung; a las 8 de la noche, los 'Tigres' tenían agendado el reconocimiento oficial al campo de juego. En inicio, la Federación surcoreana había propuesto un traslado vía charter o autobús hasta Pyongyang. Sin embargo, Corea del Norte denegó la solicitud y les obligó a realizar la ruta a través de China. Los surcoreanos también pidieron 30 visados para ingresar al 'Reino Ermitaño'; las autoridades norcoreanas solo aceptaron 20. El contingente permanecerá en Pyongyang las noches del 14 y 15 de octubre y volverá a Pekín por la mañana del 16; los futbolistas que militan en Europa, como el caso emblemático de Heung-min Son, estrella del Tottenham, volverán a sus empleos desde la capital china.

La llegada de Corea del Sur a Pyongyang
Ampliar

La llegada de Corea del Sur a Pyongyang

... Y tampoco transmisión y cobertura

A 24 horas del encuentro, se desconocía si el partido sería transmitido. Al final, KBS, MBC y SBS, las tres principales cadenas televisivas surcoreanas, anunciaron que no emitirán el encuentro en directo. Steve Han, periodista de Goal, reveló que el gobierno norcoreano no concedió los visados a ningún integrante de los equipos de producción: ni técnicos, ni staff, periodistas o ejecutivos. Por ende, la realización del encuentro dependerá, exclusivamente, de la televisora estatal norcoreana, que podría editar a placer la transmisión antes de reenviarla a las cadenas internacionales, incluido el canal oficial de la Confederación Asiática.

Ningún periodista surcoreano cubrirá el partido in-situ; el régimen denegó las solicitudes de entrada de los 18 periodistas que aplicaron. Han encuentra esta decisión contradictoria, ya que un grupo de reporteros surcoreanos pudieron acceder al país para presenciar un cotejo clasificatorio para la Copa Asiática femenina (empate a 1). Solo cinco periodistas norcoreanos asistieron a la rueda de prensa de Paulo Bento en el Estadio Kim Il Sung en la víspera del partido. Además, denuncia Han, a 15 horas de la comparecencia, ni la Asociación de Fútbol de Corea del Norte, ni la Confederación Asiática de Fútbol habían divulgado una transcripción oficial de las declaraciones de Bento. Las trabas han impedido a los periodistas surcoreanos acceder a declaraciones e información básica, mínima, en torno al encuentro. "Es un desastre (...) Todo medio surcoreano ha sido bloqueado de entrar al Norte para cubrir el juego. Cuando los jugadores llegaron a su centro de entrenamiento la semana pasada, los periodistas los cuestionaron sobre la histórica visita a Pyongyang. Son les pidió que el enfoque debería ser la victoria sobre Sri Lanka (8-0 a favor de Corea). Ahora, los medios ni siquiera tienen la posibilidad de indagar o saber qué opinan los futbolistas al respecto", asegura Steve Han consultado por AS. Agencias internacionales como Xinhua, AP y AFP tienen oficinas en Pyongyang, pero su presencia en el derbi coreano no ha sido confirmada.

La única foto oficial que salió del Corea del Norte de la rueda de prensa surocoreana previa al partido
Ampliar

La única foto oficial que salió del Corea del Norte de la rueda de prensa surocoreana previa al partido

La FIFA de Gianni Infantino enarbola los principios de respeto a los derechos humanos y a la transparencia como parte de su plataforma global, su nueva imagen 'post-Blatter'. La presión del órgano rector del balompié a nivel mundial ocasionó que la Federación de Fútbol de Irán abriera las puertas del Estadio Azadi a las mujeres durante el encuentro eliminatorio entre la selección local y Camboya (14-0). Sin embargo, ni Infantino, ni Fatma Samoura, secretaria general, ni la FIFA a través de un comunicado institucional se han manifestado respecto a las denuncias surocoreanas. El fútbol ha servido para medir la temperatura al deshielo; el resultado no es el más halagador. "Obivamente es un partido importante por razones políticas y futbolísticas. Es cierto que Moon Jae-in es un liberal y ha sondeado a Corea del Norte para suavizar la relación. Pero desde que las pláticas entre Corea del Norte y Estados Unidos cayeron en Hanoi, Corea del Norte no ha sido muy receptiva en su comunicación con el gobierno surcoreano a su vez. Y esto confluye en todo lo demás", explica el periodista de Goal.

Al final, solo queda el fútbol

Cuando la pelota ruede a partir de las 17:30 tiempo local en el Estadio Kim Il Sung, bajo los hipnotizantes e impecables mosaicos coreografiados que enaltecen a los presidentes eternos y líderes supremos, un nuevo capítulo del tortuoso e inestable, tornadizo, nexo entre dos países hermanos se escribirá.

"Partidos como visitante en Líbano, Turkmenistán e Irán siempre fueron difíciles también. No imaginamos que éste sea más difícil que aquellos. No tenemos miedo.

Jung Woo-young, jugador de Corea del Sur
Back to top