Temas del día Más temas

PUMAS

Míchel: “No siempre el árbitro puede acertar”

El entrenador de Pumas se negó a criticar el arbitraje en Guadalajara y mantiene su fe en el uso del VAR y sus posibilidades de ayudar al fútbol mexicano.

Guadalajara (México)
Míchel, Pumas
Cristian de Marchena MEXSPORT

El árbitro y el VAR han vuelto a provocar polémica en el 1-1 entre Chivas y Pumas. El técnico de la UNAM, el español Miguel González “Míchel”, procura evitar críticas, pero sí reconoce que los silbantes no pueden acertar siempre, pues como seres humanos están expuestos al error cuando desarrollan su trabajo en el terreno de juego.

“No lo sé, el VAR me parece una herramienta positiva, me parece una herramienta que ayuda. Ser árbitro es dificilísimo, casi como ser entrenador, así que no voy a ser yo quien juzgue a los árbitros. Las jugadas muchas veces son discutidas y cada uno las vemos con el color que nos interesa, pero insisto, a mí entender el VAR me gusta, ayuda y la actuación de los árbitros por mi parte nunca va a ser criticada”, explicó.

“Supongo que cuando le avisan desde arriba es porque intuyen que algo ha pasado y ante esa circunstancia no hay más que decir. Es una herramienta que ayuda, es muy difícil ser árbitro porque es humano, no puede ver todo lo qué pasa en las áreas o fuera. No siempre el árbitro puede aceptar, es dificilísimo, casi imposible”, añadió.

Por otra parte, admite que el punto no deja satisfecho a Pumas. “Si la gente tiene molestia por el empate en campo de Chivas significa que el equipo quiere más. Quedan seis fechas, esa es la base para que el equipo esté arriba que es lo que queremos, hemos sumado un punto eso nos da fastidio porque buscamos los tres puntos ante estas circunstancias y en la parte positiva esta ese punto, con cinco partidos sin derrota y estamos con el objetivo aún muy cerca”, señaló.

“Fuimos imprecisos y hemos tenido muy poco el balón para poder hacer lo que habíamos trabajado, nos ha costado muchísimo entrar en el partido y bueno el empate no podemos decir que es una maravilla, pero tampoco una mala noticia”, concluyó el español Miguel González “Míchel”.