LIGA MX FEMENIL

La historia secreta de Desirée Monsiváis en Kazajistán

En charla con AS México, la goleadora albiazul recordó su paso por el futbol de Kazajistán, un país que le abrió las puertas y quiso naturalizarla.

Desirée Monsiváis, la goleadora histórica de Rayadas y de la Liga MX Femenil, vive la etapa más plena de su carrera, una época a la cual no le ha sido fácil llegar, pues tuvo que pasar por un camino largo y lleno de experiencias no solo en México, sino a largo del planeta.

Hace cuatro años, la delantera de 31 años jugaba en Kazajistán en el Biik Kazygurt FC, un club que la trató de maravilla y en donde le permitieron jugar hasta la propia Champions League, una experiencia que Desirée nunca olvidara.

“Kazajistán es igual a lágrimas de sangre, de pronto llegué allá en enero de 2015 y darme cuenta que había doce horas de diferencia y estaba del otro lado del mundo… una experiencia tan enriquecedora en cultura, idioma, otro tipo de futbol", expresó en charla con AS México.

“Competía contra defensas enormes y eso no me detuvo, al contrario, hacían pruebas físicas y el entrenador decía que estaba cerca del top 5 de las alemanas y eso fue como decir una mexicana al otro lado del mundo haciendo cosas diferentes: superándose a sí misma, lloraba algunas noches por querer regresar, extrañar la comida, la familia, tenía que sacrificar ese año para aprender”, relató.

A miles de kilómetros de su país, Desirée salió adelante, se acopló de rápido y pudo vivir en armonía con el gol al registrar 17 goles en 24 cotejos, inclusive llamó tanto la atención que en Kazajistán la quisieron naturalizar, una idea que pasó por la duranguense, pero al final por orgullo patrio no se concretaría.

“El entrenador me dice: Sé que tienes muy poquitos minutos en Selección Mayor, son confederaciones que nunca se van a enfrentar, podemos meter un requisito a la FIFA si tú quisieras representarnos, sabiendo que vas a competir contra Alemania, Noruega, las suecas, un roce importante para ti, me lo estaba embelleciendo perfectamente, pero hasta que dijo: ya no podrás utilizar tu pasaporte mexicano y cuando eso pase ya no podrás entrar a tu país, ya no vas a ser mexicana", destacó.

“Haz de cuenta que me arrebataban algo del alma, le dije es un honor, gracias por considerarme, pero el tema que me dices de no ser mexicana, quizá es una frase equivocada al tener la doble nacionalidad, pero esa parte de los colores del Tricolor me salió del alma y dije que (era) momento de demostrar que puedo ser muy buena y representar los colores de donde me vieron nacer”, recordó.

Acabándose su aventura por el futbol asiático, Desiré volvió a México con la incógnita de que iba ser de su vida, si enfocarse a la arquitectura, otra de sus pasiones o seguir en el fútbol, para fortuna de ella nació la Liga MX Femenil, Rayadas se interesó y el resto es historia.