FUERZA REGIA

Entre títulos y celebridades, Fuerza Regia escribe su historia

La quinteta del norte pasó de buscar llenar las gradas con grandes personalidades del baloncesto a ganar títulos con un juego efectivo.

Entre títulos y celebridades, Fuerza Regia escribe su historia

Fuerza Regia siempre se ha mantenido como un animador de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, pero finalmente consiguió cimentar su legado en el pasado reciente. Su nacimiento ocurrió en enero de 2001 y como buen equipo regio, intentó asombrar a propios y extraños con grandes nombres sobre la duela. 

Su primer gran jugador fue Antonio 'La Chispa' Rivers, quien se convirtió en el ídolo que ayudo al conjunto a dar sus primeros pasos hasta su salida en 2004. Fue justo en ese año cuando Fuerza Regia consiguió colocar su uniforme en el legendario Dennis Rodman, quien participó en un par de encuentros. 

Dennis Rodman, Fuerza Regia

El siguiente intento fue con Jamario Moon, talento que no fue elegido en el draft de la NBA e incluso pasó por los legendarios Harlem Globetrotters antes de arribar a Fuerza Regia. Su etapa por el equipo en 2006 le permitió alcanzar su sueño de jugar en la NBA con diferentes equipos (Toronto Raptors, Miami Heat, Cleveland Cavaliers, Los Angeles Clippers y Charlotte Bobcats). 

El último experimento fue con Sun Ming Ming, quien en su momento era el jugador más alto del mundo (2,36m). El chino intentó ingresar a la NBA, pero nadie le otorgó la oportunidad, tras lo que debió vencer el cáncer. Ya recuperado, Ming consiguió una carrera aceptable por ligas menores de los Estados Unidos, en su estancia con los regios y después en su país.  

Sin conseguir un éxito importante a pesar de los deslumbrantes refuerzos, el equipo tomó una dirección diferente y comenzó a armar cuadro más equilibrados y competitivos. En la temporada 2010-11 comenzaron a notarse los resultados con una campaña de 27 victorias y 9 derrotas, seguida por otra de 32-8 y para la 2016-17 conquistaron su primer título. 

Para probar que no fue obra de la casualidad, la quinteta dirigida por Fancisco Olmos repitió la hazaña con 31 triunfos y su segundo campeonato en el más reciente torneo, para cimentar un legado siempre protagónico.