MUNDIAL 2018

Homenaje a 17 mil voluntarios del Mundial de Rusia 2018

Con la presencia de Michel Salgado y Julio Baptista, la FIFA hizo un reconocimiento a los 17 mil voluntarios que aportaron su ayuda en el Mundial de Rusia 2018.

Moscú
0
Voluntarios en Rusia
César Huerta

No todos pueden estar en la cancha. Es pequeña, en plena Plaza Roja. Siete integrantes por equipo y uno de ellos es una ex figura: por los blancos, Julio Baptista y por los rojos, Michel Salgado. Pero el resto de cada lado son voluntarios de la Copa del Mundo, que están aquí en representación de los otros 17 mil.

Este lunes es día de reconocer la labor de quienes hacen posible que el Mundial de Rusia 2018 se lleve a cabo. Sin ellos, simplemente sería imposible. Su trabajo es fundamental. De todos y cada uno. Desde los que afuera de cada instalación indican a los aficionados el camino a seguir, hasta los que forman parte del protocolo en la cancha o los que se encargan de cuidar a las altas autoridades.

Hoy, el Comité Organizador Local ha decidido rendirles homenaje y lo ha hecho en la cancha. En plena Plaza Roja: un partido entre voluntarios, reforzados por ex futbolistas. El marcador es lo de menos. Termina 3-3, pero la fiesta es de todos. Ambos equipos abrazados y saltando. En la pequeña tribuna, más voluntarios. Es su día, a poco de culminar Rusia 2018.

Poco antes, en el Estadio Luzhniki, han recibido otro reconocimiento. Michel Salgado y Julio Baptista les han dirigido algunas palabras. “Su contribución ha sido fundamental para que esta Copa del Mundo sea un éxito. Sin ustedes, todo esto no sería posible”, les dijo el español.

“Sólo agradecer, creo que sin el trabajo de ustedes, el Mundial no podría ser como fue. Es un éxito increíble y ustedes tienen que sentirse orgullosos de lo que han hecho por su país. Nosotros como ex jugadores, estamos muy contentos por el éxito de este Mundial. Muchas gracias a ustedes”, afirmó, por su parte, el brasileño.

Para esta Copa del Mundo, se ha roto el récord de solicitantes: más de 170 mil personas de todo el planeta han aplicado para ser voluntarios en Rusia 2018. Sólo uno de cada diez logró el objetivo. Por eso, son felices simplemente con portar orgullosos sus chamarras. La fiesta de la pelota no sería posible sin el esfuerzo de cada uno de ellos.