New England Patriots

El origen del “Patriot Way”

La rígida filosofía y ética de trabajo de Bill Belichick transformó a los New England Patriots en la franquicia más ganadora del nuevo milenio.

Massachusetts
0
El origen del “Patriot Way”
Jim Rogash AFP

Cuando uno entra al edificio ubicado en One Patriot Place, en Foxborough, Massachusetts, entre las primeras cosas que aparecen a la vista es un gran letrero con cuatro indicaciones muy claras: “Cuando entres aquí: haz tu trabajo, entrena duro, pon atención y el equipo es primero”.

No hay manera más sencilla de describir el “Patriot Way”.

¿De dónde surgió eso de “Patriot Way”? No del seno de los Patriots, eso es un hecho. Jugadores y coaches de Nueva Inglaterra aseguran que eso fue “un invento de los medios”.

Como sea. El “Patriot Way” es una cultura ganadora, sembrada en Foxborough desde el primer día de Bill Belichick como coach de los Patriots.

Su máxima es “el equipo es primero” y quedó de manifiesto el 3 de febrero de 2002 en el Superdome de New Orleans, previo al inicio del Super Bowl XXXVI, cuando Belichick se rehusó a seguir el protocolo del evento y prefirió que los Patriots fueran presentados como equipo y no de manera individual.

Minutos después de vencer 20-17 a los Rams en una de las mayores sorpresas de la historia del Super Bowl (St. Louis era favorito por 14 puntos), el coach de los Patriots dijo que su equipo tenía mucho trabajo por hacer para realmente convertirse en un “contendiente consistente”.

Un reportero le preguntó, entonces, cuántos jugadores tendría que cambiar para poder considerar a los Patriots un verdadero contendiente.

Belichick ni lo dudó: “Unos veinte”.

El coach tenía razón, porque para la siguiente campaña Nueva Inglaterra únicamente ganó 9 partidos, perdió la División Este de la AFC ante los Jets y se quedó fuera de los Playoffs.

Belichick y su gerente general y amigo, Scott Pioli, sabían que tenían que reconstruir el roster de los Patriots si realmente querían ser contendientes.

Unos años atrás, juntos habían diseñado un complejo sistema para calificar a los novatos previo a un Draft. El método incluía más de 20 aspectos para cada jugador, dentro y fuera del campo. La inteligencia, disciplina y ética de trabajo estaban (y están) por encima de cualquier habilidad física.

“El Patriot Way se refiere a un grupo de gente que trabaja muy fuerte, con pasión y en conjunto. Comienza con trabajar duro, tener disciplina y crear una cultura en la que todos están en la misma página, cada quien conoce su rol, todos creen en el sistema y todos hacen su trabajo”, dijo alguna vez Pioli para explicar la filosofía de Belichick.

Así, convencieron al dueño de la franquicia, Robert Kraft, de abrir la chequera y firmar a algunos agentes libres, particularmente para reforzar a la defensiva, como el linebacker Rosevelt Colvin, el safety Rodney Harrison y el esquinero Tyrone Poole.

Al principio de la campaña 2003, Colvin sufrió una lesión en la cadera que lo dejó fuera el resto del año, pero Harrison y Poole fueron titulares en el Super Bowl XXXVIII, que Nueva Inglaterra le ganó 32-29 a Carolina.

Y así como llegaban caras nuevas, Belichick también se deshacía, sin remordimiento alguno, de algunos veteranos que ayudaron a ganar esos dos primeros títulos, como los linieros ofensivos Mike Compton y Damien Woody, el corredor Antowain Smith, el receptor Dedric Ward y el tackle nariz Ted Washington.

El Draft dejaba talento que aportó a corto plazo, como el receptor Deion Branch y el ala cerrada Daniel Graham, y más tarde verdaderos contribuidores al éxito sostenido de los Patriots, como Vince Wilfork, Jerod Mayo, Patrick Chung, Julian Edelman, Devin McCourty y, por supuesto, Rob Gronkowski.

Aparte se cuece el descubrimiento de Tom Brady (seleccionado en la sexta ronda del Draft del 2000), el gran apóstol del “Patriot Way”.

“Veo a muchos otros equipos y es como si tuvieran ‘personalidades’. Hay gente con buena ‘personalidad’ y otra que te puede distraer”, dijo Brady, citado por el periodista Jim Donaldson en su libro “Then Belichick said to Brady…”. “Es muy difícil ganar un partido a la semana cuando haces las cosas de la manera correcta. Cuando hay factores que luchan en tu contra, es aún más difícil”.

“Algunos dicen que el Patriot Way es la forma en que Belichick dirige al equipo, predicando la responsabilidad y poniendo un gran énfasis en que debes hacer tu trabajo. Algunos dicen que es el estilo de juego, con Tom Brady como quarterback. Pero, sinceramente, no es ni una ni otra. El Patriot Way sólo se trata de ganar”, dijo el ex corredor Kevin Faulk.

Ocho apariciones en el Super Bowl, cinco títulos, 17 campañas consecutivas con récord ganador, siete con al menos 13 victorias, ocho en fila con al menos 12 y 278 triunfos de Bill Belichick son las mejores pruebas de que hay algo que funciona en el “Patriot Way”.

Haz tu trabajo.