FEDERACIÓN

Adiós a la moción de censura de Rubiales; habrá elecciones a la presidencia en marzo o abril

Se mantendrían las elecciones parciales a la Asamblea de la Federación. Una vez cubiertas las vacantes, quedaría anulada la moción de censura y habría que convocar elecciones.

Madrid
0

La decisión adoptada este viernes 22 de diciembre por el TAD de suspender a Ángel María Villar como presidente de la RFEF, nos presenta un escenario nuevo en la Federación Española de Fútbol a partir de mañana 23 de diciembre. Con algunas modificaciones importantes, partamos por lo más inmediato y eso supone que tendría que convocarse elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol para sustituir al propio Ángel María Villar. Es decir, deja de tener efecto la moción de censura presentada por Luis Rubiales dado que esta se presentó contra el propio Villar, pero al ser suspendido, la moción deja de tener sentido alguno.

Pero para poder celebrar las elecciones a la presidencia debe estar constituida previamente la Asamblea de la RFEF. Es decir, deben celebrarse con anterioridad las elecciones parciales acordadas este pasado miércoles 20 de diciembre por la Junta Directiva de RFEF. Elecciones para cubrir las vacantes de tres futbolistas profesionales, dos no profesionales, un entrenador y un futbolista profesional en la Comisión Delegada.

Como ya contamos ayer jueves 21 de diciembre será el 8 enero (podría adelantarse al día 5), día de la convocatoria oficial de la misma. A partir de este día, deben pasar 20 para el comienzo de las mismas. Es decir sería el 29 de enero la fecha de comienzo del proceso electoral. Los 20 días antes a esta fecha, y partiendo desde el día 5 u 8 enero, es el periodo en el que debe comunicarse el censo electoral en todas las federaciones territoriales. Eso nos lleva a un escenario donde, ateniendo a procesos electorales anteriores, las elecciones se celebrarían a mediados o finales de marzo. Una vez que se celebren se abre el plazo de reclamaciones e impugnaciones del proceso electoral. Luego, y siempre partiendo de esta situación, lo normal es que no tuviéramos nueva Asamblea totalmente constituida hasta finales del mes de abril o principios de mayo. Una vez finalicen todos los recursos, reclamaciones volvería a quedar constituida la nueva Asamblea con los 139 miembros.

Elecciones al presidente siempre que el TAD no diga lo contrario

Sería a partir de entonces, es decir una vez constituida esta nueva Asamblea, cuando debería abrirse otro proceso para la elección de presidente. Esto, siempre y cuando el TAD no anule también estas elecciones parciales atendiendo a la solicitud de los propios afectados (jugadores y entrenadores), quienes consideran que las vacantes deben cubrirse con los siguientes en la lista de más votados en las elecciones a la Asamblea celebradas en abril de este año o que para entonces no hubiera dictamen del Consejo de Estado anulando las últimas elecciones a la Asamblea y presidencia que supuso la elección de Ángel María Villar como presidente de la RFEF. O, en caso de existir dicho dictamen del Consejo Estado, desestimara la petición de anulación solicitada por el TAD. Sólo en este caso, sería entonces cuando debería abrirse el plazo para las elecciones a la presidencia.

Llegados a este nuevo escenario de tener que realizar elecciones a presidente, tal y como recoge el Artículo 18 de la Orden Ministerial que regula los procesos electorales, podrían presentarse cualquier candidato siempre que contara con "un 15 por ciento de los miembros de la Asamblea General. Cada miembro de la Asamblea General podrá presentar a más de un candidato". Es decir, al no haber moción de censura de Luis Rubiales, se podría presentar cualquier persona siempre que cumpla con este requisito. Entre ellos seguro que estará el propio Luis Rubiales pero para entonces tendrá que luchar con cualquier otro que decida optar a la presidencia de la RFEF.

Dicho todo esto, estamos pues ante otra realidad totalmente distinta. Lo más inmediato implica la celebración de las elecciones parciales de la Asamblea siempre que el propio TAD no diga también lo contrario. Ya sea porque las anula o porque el dictamen del Consejo de Estado sea favorable a la repetición tanto de la Asamblea como de las ultimas elecciones a la presidencia.

Y una vez que se celebraran dichas elecciones parciales, y constituida de nuevo por sus 139 miembros, ya no habría moción de censura y deberían celebrarse unas elecciones a la presidencia de la RFEF donde podrán presentarse tanto Luis Rubiales como todos aquellos candidatos que quieran siempre que cuenten con el respaldo del 15% de los miembros de la Asamblea. Ángel María Villar, que ya ha anunciado que recurrirá esta decisión, puede recurrir ante el Contencioso Administrativo esta inhabilitación del TAD pudiendo incluso solicitar la cautelar de la suspensión. Lo cierto y verdad es que ya sabemos seguro que habrá elecciones a la presidencia de la RFEF en el 2018. Ahora falta saber si será sólo a la presidencia o también para una Asamblea totalmente nueva. Quedan muchas cosas por pasar.