LA INTRAHISTORIA

Alex Ferguson quiso que Cristiano fichara por el Barça

El Madrid rompió la cláusula de confidencialidad y se enfadó. “Pensó que cualquier cosa menos que fuera al Madrid, y contactó con el Barça”.

El que se aplazara un año la llegada de Cristiano (debió ser el verano de 2008) fue culpa de Ferguson. En el contrato que el United había firmado con Calderón incluía una cláusula de confidencialidad. Y se habló de ello (nuestro compañero Roncero publicó la operación en primicia), lo que desencadenó el enfado del técnico. Lo cuenta Balagué: “Su enfado fue tal que elaboró un plan maquiavélico. Quiso que fuera al Barça y contactó con el club culé para que fuera su siguiente destino. Cualquier cosa menos el Madrid. Pero Cristiano tenía muy claro dónde quería ir. Con todo, Ferguson le convenció para que se quedara un año más con la promesa de que luego le dejaría ir”.

Al año siguiente el fichaje también estuvo a punto de frustrarse. Fue con Boluda en la presidencia. “Hubo un momento de tensión”, dice Balagué. “Calderón lo había dejado todo atado en diciembre de 2008. La tensión se produjo porque Fernández de Blas habló de que pagar lo que se estaba hablando por Cristiano era una cantidad inasumible”. El Madrid estaba en pleno proceso preelectoral. Fernández de Blas, ahora vicepresidente, era un hombre fuerte de Florentino. Balagué continúa: “A Boluda se le estaban tocando las narices y cuestionando su prestigio. Y dijo, en actitud coherente: ‘Pues cojo el contrato y lo rompo’. Mendes, incluso, acordó traer a su abogado a Madrid para anular el acuerdo. Ya se había decidido que le iba a perdonar al Madrid los 30 millones de penalización por romper el acuerdo. Y hubo, finalmente, una conversación a las once de la noche entre Boluda y Florentino en la que Florentino le dijo: ‘Tranquilo, ya no se volverá a decir nada más sobre este tema’. Lógicamente había elecciones, y Florentino sabía que pronto sería presidente. Y asumió que traería a Cristiano y se dejaron de hablar de esos 96 millones”.

Ese momento de fricción en su fichaje pudo haber cambiado la historia reciente del fútbol entre los dos grandes, como reconoce Balagué: “De hecho, en ese momento de duda, Mendes hizo su trabajo y realizó llamadas, y comprobó que el City estaba dispuesto a dar 150 millones y el Barça, también estaba dispuesto a ficharle por 105 millones. En ambos casos, más de lo que ofrecía el Madrid. Si ese acuerdo se hubiera roto, ahí estaba el Barça y el City para ficharle. Pero Cristiano siempre lo tuvo claro. En el momento en el que Mendes le trasladó la oferta del Barça él dijo que sólo quería ir al Madrid”.