REAL MADRID 1 - EIBAR 1

Escasa tensión blanca: dos faltas en toda la primera parte

Ante el Eibar, el Real Madrid se mostró algo indolente y falto de intensidad. En lugar del habitual arreón inicial en el Bernabéu, encajó un gol en el 5'.

Sin duda alguna, una de las claves del batacazo del Real Madrid ante el Eibar ha sido la falta de tensión mostrada en líneas generales por el equipo blanco. Más allá de los empates cosechados en los partidos anteriores, era de esperar que, ante el conjunto armero, los de Zidane saliesen desde el primer momento a por los tres puntos pero, por contra, se pudo ver a un equipo indolente sobre el césped del Santiago Bernabéu y, en lugar del habitual arreón inicial en los choques de casa, fue el Eibar el que se adelantó en el marcador con un gol tempranero (5').

A pesar de estar perdiendo, el Madrid no mostró excesivos síntomas de mejoría durante toda la primera parte. Es cierto que consiguió llegar al descanso con el partido igualado, pero los de Mendilibar corrían más y, sobre todo, parecía que tenían más ganas. Los blancos tan sólo cometieron dos faltas en los primeros 45 minutos de juego, quizá por eso de que era la hora de la siesta. Tras el encuentro, Pepe detectó el problema: "Debemos igualar el nivel de intensidad de nuestros adversarios y no solo pensar que nuestra calidad nos va a llevar a ganar los partidos", reiteró el central merengue. Es evidente que no basta con los nombres.

Ante Las Palmas, a pesar de que el resultado fue el mismo, la película fue otra. El Real Madrid se volvió de Gran Canaria con un punto, sin embargo la imagen mostrada distó mucho de la que se pudo ver ante el Eibar. Los blancos remataron en 22 ocasiones, por las 14 de esta vez. Y las faltas también son un indicio: 19 frente a Las Palmas y sólo 8 ante el Eibar.