La sed de triunfos nos engañó

Si les aplaudes cuando lo hacen bien, eres un vendido de la FMF y les quieres vender humo a los fans; si por el contrario, los criticas cuando crees que no están haciendo bien las cosas (aunque sigan sin perder), eres un amargado pagado ahora por los promotores que quieren desbancar al entrenador nacional. Qué bueno que soy un necio aferrado a decir lo que veo, lo que siento, lo que pienso y convencido siempre de que nuestro futbol, como nuestra sociedad, puede dar mucho más de lo que cree.

Históricamente, México ha caminado más firme cuando la gente lo abraza y los medios lo critican. Así pasa en Argentina, Italia, Alemania o Brasil, donde los medios sólo aplauden cuando ven que su equipo funciona, no antes. El Tri luce una extraordinaria generación de futbolistas; Osorio se dio el lujo de dejar fuera a tipos como Gio (no me creo que él se negó) y Vela, y meter por encargo a Yasser. Hoy no sobran los buenos jugadores, pero hay suficientes como para seguir cosechando puntos y aplausos ante las selecciones 46 (Jamaica) y 77 (Venezuela), pese a no funcionar como equipo.

Por eso hoy se vale cuestionar a la dirección y sus decisiones, pero aplaudir a los individuos y su disposición a salir adelante y luchar hasta el último momento por conseguir las victorias.

Ante la Vinotinto se cortó la racha de triunfos consecutivos, pero se consiguió eludir a Argentina en Cuartos de Final, lo que le ayuda a la afición a mantener la confianza en que llegarán a la Final y ahí los encontrarán. Yo por mi parte me conformo con que logremos convencer al mister Osorio de respetar un poco más a nuestro futbol y a sus jugadores, que se decida ya por una base, que trabaje con ella y que sea capaz de convencer a quienes no entren en ese 11 inicial, de que igualmente sirven entrando de relevo. Basta ya de creerse más importante que los jugadores, es hora de lograr que sean ellos quienes luzcan, que por fin se entiendan, que juguemos a algo y que, basados en ese estilo, nuestra ambición sea saber que podemos con el que nos pongan en frente, y no solamente ampliar una racha ante selecciones nacionales ubicadas entre el lugar 47 y el 99, de la clasificación FIFA.

De salida

¿Entonces, en qué quedamos; queremos lo mismo?, no lo sé, yo siempre quiero ganar, pero haciendo bien las cosas. Ahora, tu felicidad por esta racha, no me molesta. Ah, ojo, tampoco quiero la cabeza de nadie, solamente espero que esa cabeza no se crea más importante que el cuerpo que dirige.