Entrevista AS

"No te tenemos en los planes, entrena en el gimnasio": la dura ruta del héroe del clásico

Gabriel Rojas es parte de los jóvenes que le han dado vida a Wanderers. Sin ir más lejos, un golazo suyo definió el compromiso con Everton en Playa Ancha.

0
"No te tenemos en los planes, entrena en el gimnasio": la dura ruta del héroe del clásico

Santiago Wanderers es último en el Torneo Nacional, pero sigue batallando. Los formados en casa le han dado vida al club caturro y así ha quedado claro en los últimos encuentros. Si en algún momento el héroe fue Matías Marín, el del pasado fin de semana resultó ser Gabriel Rojas (22), quien con un golazo consiguió que el Decano se impusiera ante Everton (2-1) en el clásico porteño. En ese contexto, el atacante atiende el llamado de AS.

- ¿Cómo han sido estas últimas horas?
- De mucha emoción. Para toda mi familia... (El gol del triunfo) Lo disfrutamos. Ahora hay que pensar en el miércoles (Universidad Católica, 18.30), que es el partido más cercano y tenemos que sacar los tres puntos.

- ¿Imaginó que su primer gol en el profesionalismo iba a ser ante el clásico rival?
- No, jamás se me pasó por la mente. Lo único que quería era hacer un gol. Tenía un presentimiento de que ese día iba a ser. Le dije a mi polola que iba a anotar y lo celebraría con ella, y así fue. Gracias a Dios se cumplió.

Gabriel Rojas celebra su gol ante Everton.

- Usted ha comentado que en Santiago Wanderers había tenido momentos complicados por no tener minutos. ¿Cómo fue eso?
- Sí... He vivido bastantes momentos malos, pero gracias a Dios, trabajando y con sacrificio, lo he sabido sacar adelante. Ahora se me dio el gol y estoy feliz.

"Que te digan 'no, no te tenemos en los planes. Entrena solamente en el gimnasio'... Eso fue lo peor que me ha pasado".

- ¿En qué sentido fueron malos esos momentos?
- El no ser considerado, estar apartado de un plantel por dos meses, sin entrenar. Fue antes de la pandemia. Uno lo único que quiere es jugar y cuando las cosas no se dan... Que te digan 'no, no te tenemos en los planes. Entrena solamente en el gimnasio'... Eso fue lo peor que me ha pasado.

- ¿Fue por rendimiento futbolístico?
- Sí, obvio. Uno primero debe hacer la autocrítica. Pero creo que eso no se le debería hacer a ningún jugador. Por más que ande en su peor momento, eso no va.

- ¿Y cómo salió adelante?
- Con mi familia y mi hija, mis dos pilares fundamentales que siempre estuvieron apoyándome, y con trabajo y fuerte de mente. Eso me hizo crecer, madurar y ver las cosas de manera diferente. Me ayudó bastante.

"He sufrido mucho con la crisis de Santiago Wanderers".

- Volvamos al momento de Santiago Wanderers. ¿Cómo ha sobrellevado la crisis? Me imagino que debe ser mucho más distinto para una persona que es formada en el club...
- Sí, claro. Ha sido bastante doloroso. Lo he sufrido mucho, pero está la fe y eso es lo último que se pierde. Tenemos que seguir trabajando de la misma forma que lo estamos haciendo. Cada partido es una final para nosotros.

- ¿Qué tan importante ha sido Ronnie Fernández en el resurgir del equipo?
- Lo he visto como un ejemplo. Siempre está apoyándonos, tirándonos para arriba, aleonándonos. Nos entrega bastante confianza.

- ¿Y cómo describiría el rol de Viana en el camarín? Se lo consulto porque, en un momento, el 'Pistola' Flores dijo que Mauricio era el cáncer del club...
- No... Viana nos apoya demasiado. Siempre está tirándonos para arriba, como Ronnie. Si te has dado cuenta, él es un wanderino más y quiere lo mejor para el club. Todos queremos que nos vaya bien. Mauricio es una muy buena persona y está todo bien.

"Voy a hacer todo para que Santiago Wanderers se quede en Primera".

- ¿Cree que Wanderers se queda en Primera División?
- Obvio. Soy formado en el club y voy a luchar. Voy a hacer todo para que el club se quede en Primera. Todos los que estamos en este momento pensamos lo mismo. Muchas personas del club han dicho que somos una familia.

- ¿Con qué sueña en el fútbol?
- Más que sueños, son metas a corto plazo, que es lo principal: consagrarme en Wanderers y después seguir mirando hacia adelante. Pero primero hay que esforzarse y darlo todo.