NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ACTUALIDAD

Sábado de Gloria: qué es y por qué se le dice “día de gran silencio”

Se dice que el Sábado Santo o Sábado de Gloria es un día de silencio, ya que después de la muerte de Jesucristo en la tierra hubo un profundo dolor. María esperó por el regreso de su hijo.

Actualizado a
Sábado de Gloria:  qué es y por qué se le dice “día de gran silencio”
@Alc_Iztapalapa

Este sábado 16 de abril es Sábado de Gloria o Sábado Santo, segundo día tras la muerte de Jesucristo en la cruz. Es una fecha de suma importancia para los mexicanos, ya que en su mayoría profesan la religión católica y sienten gran devoción hacia él, así como hacia su madre María, quien, después de que su hijo pereciera, siempre tuvo fe de que regresaría.

Aunque muchos celebran este día mojándose, pues representa la renovación de la fe, el arrepentimiento de los pecados y la recreación del bautismo, lo cierto es que también se afirma que es “de gran silencio” por la muerte de Cristo, y la espera por su regreso, para después subir al cielo en el tercer día.

El Papa Emérito Benedicto XVI, en el año 2010, expresó la definición del Sábado Santo: El Sábado Santo es el día del ocultamiento de Dios, como se lee en una antigua homilía: “¿Qué es lo que hoy sucede? Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio y una gran soledad, porque el Rey duerme (...). Dios ha muerto en la carne y ha puesto en conmoción a los infiernos” (Homilía sobre el Sábado Santo: PG 43, 439)”.

Te puede interesar: Viacrucis en Iztapalapa reporta saldo blanco

Hay que señalar que estas palabras evocan el Credo cuando decimos que Cristo “padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos y al tercer día resucitó de entre los muertos”.

El Sábado Santo o Sábado de Gloria es el día en que María, aunque si bien se encuentra desolada tras la partida de su hijo conserva la esperanza, pues esperó por la resurrección de Jesucristo, aun cuando muchos se desilusionaron después de que no volvió a la vida tras haber perecido. La Virgen María no estaba asustada ni desconfiaba en su hijo.

Se dice que el Sábado de Gloria es un día de silencio, porque “un gran silencio envolvió a la tierra; un gran silencio y una gran soledad. Un gran silencio, porque el Rey duerme…La tierra está temerosa y sobrecogida, porque Dios se ha dormido en la carne y ha despertado a los que dormían desde antiguo”, se puede leer en el catecismo de la iglesia católica, en los numerales que van del 631 al 637.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?