martes, 14/02/2017

JUAN CRUZ

Balada triste en París

Pesadilla sin genio. Pesadilla sin ganas. Pesadilla sin paliativos. Pesadilla y pie a tierra. El Barça no levantó su cabeza ni para santiguarse. Lo de anoche no fue el Barça, fue un espejismo.