Estás leyendo

La mítica esquela del 14 de febrero, París y el tiovivo del Barcelona

La mítica esquela del 14 de febrero, París y el tiovivo del Barcelona

México

Tradición y batacazo. El martes, 14 de febrero se cumplió una tradición y se produjo un batacazo que, o mucho me equivoco, o dará que hablar. Les explico: el domingo 14 de febrero de 1988 falleció Pere Serra Guinjaume mientras escuchaba por la radio un Valencia-Barça que acabó con empate a uno. El señor Serra expiró cuando Giner batió a Zubizarreta en el minuto 72. Desde entonces (hace ya 29 años) la familia publica una esquela de recordatorio en La Vanguardia. Los primeros años el texto en la esquela era el habitual: “Los que te quisimos, no te olvidamos”. Pero a partir de 1992, con la consecución de la primera Copa de Europa en Wembley, la esquela empezó a adornarse con una frase que resumía la temporada culé para que el finado estuviera al tanto de lo que pasaba a su querido Barça desde el más allá.

Manitas. Así pues, tras la segunda Liga de Cruyff, en la esquela aparecida el 14 de febrero de 1993 se podía leer “aquest any, també”. Al año siguiente: “Este año, al menos tenemos cinco a cero” en referencia a la manita de Romario y compañía al Madrid. Un año después, el fair play quedaba claro: “Nos lo han devuelto, no pasa nada”.

Problemas con Gaspart. No es fácil resumir en una frase un año del Barça. Los años de Gaspart como presidente fueron especialmente duros. La frase del recordatorio de ese año debería estar en el Museo del Barça: “Cada vez se hace más difícil ponerte al día de como vamos. Esto es un tiovivo”. A medida que pasaban los años, gracias a la esquela que pone su hija Maribel, Pere Serra se ha ido enterando de la llegada de Van Gaal, de la marcha de Figo (“tuvimos un traidor afectivamente”), de la llegada de Guardiola, de las Champions, de la eclosión de Iniesta y Messi (“gracias a los poetas somos los mejores”) y de las luchas entre Laporta y Sandro (“ni las revueltas en la Junta nos harán perder la ilusión”)

Vuelve el tiovivo. La última esquela salió publicada el día que el Barça jugaba en París. El mensaje ya no era tan en clave culé (“Aun nos quedan huevos por romper y pollos para repartir para arreglar todo lo podrido. Aquest any sí”). Lamentablemente, desde 2005 se ha unido a la esquela Pere Serra i Casanovas, hijo del primero y hermano de Maribel. Fue árbitro de basket y le mantienen al tanto de la competición. Uno se esfuerza en encontrar una frase para definir al Barça actual. Habrá que esperar al próximo 14 de febrero. Me temo que vuelve el tiovivo.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar