Estás leyendo

El Luis Enrique más agresivo queda condenado

BARCELONA

El Luis Enrique más agresivo queda condenado

Contestó mal a TV3, pero ni hubo intento de agresión ni insultos. El canal de televisión niega cualquier incidente con el técnico blaugrana.

Barcelona

EI 29 de noviembre de 2010 el Barcelona de Guardiola aplastó al Real Madrid de Mourinho por 5-0. Desencajado y sin tener la más repajolera idea de lo que había sucedido sobre el terreno de juego, el técnico portugués, tan agrio con la prensa como de costumbre, pronunció una frase para la historia de la ignominia del fútbol: “La derrota es fácil de digerir y de explicar. No hay nada que oponer al resultado, Un equipo fue mejor y el otro peor. No es algo extraño, a excepción de que es la primera vez que pierdo así”.

El martes pasado en el Parque de los Príncipes de París, después de que el PSG pisoteara al Barcelona por 4-0, Luis Enrique clavó el discurso de Mourinho de hace siete años. Sin tener la más mínima idea de lo que había sucedido sobre el campo se aferró a la idea de que el resultado era “fácil de explicar, muy sencillo porque un equipo ha sido mejor que el otro” y, como hizo, hace y seguirá haciendo Mourinho, la tomó con el periodista que le formuló las preguntas tras el partido, al que acusó de usar un “tonito” irritante que discrimina cuando se gana o cuando se pierde. A partir del desplante del técnico, se montó una película de supuestas agresiones que nada tienen que ver con lo que en realidad pasó después de que el técnico, de nuevo, se negara a pararse ante las cámaras de Atresmedia, como ya es habitual en él costándole una multa al Barcelona por cada desplante.

Que Luis Enrique contestó mal a TV3 y que les dejó al final con la palabra en la boca recriminándole el citado “tonito” es cierto. Que intentara agredir al reportero y que le tuvieran que frenar tres personas del staff del Barça es mentira.

Puestos en contacto con TV3, concretamente con el equipo desplazado a París, este diario pudo saber que existió tensión en la zona mixta, pero que Luis Enrique jamás se encaró con el periodista. Lo único que dijo a los que le acompañaban en ese momento (el psicólogo Joaquín Valdés, su segundo Robert Moreno y el asistente de prensa Xavi Huarte) fue “dejadme en paz” cuando se lo llevaban al vestuario. Iba dirigido a los suyos, pero eso no quita que esté condenado y quede en evidencia.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar